domingo, 5 de julio de 2015

LAS MUJERES Y LA GUERRILLA

Hoy trataremos de aportar nuestro pequeño grano de arena en el peculiar y a veces espinoso tema de la participación de las mujeres en la lucha guerrillera. Si en el tema de apoyo a la misma y en su actuación como enlaces su participación fue indiscutible e indispensable, cifrándose su número en cerca del 40 por ciento, llegando hasta el 50 en regiones como Galicia o Asturias, no deja de ser sorprendente que su paso a la guerrilla nos deje unas cifras de alrededor de un dos por ciento, siendo la cifra total, cercana a las 150, o quizás no sea tan sorprendente, si echamos un ojo a la situación del colectivo femenino en el estado español, ligera excepción hecha de los años republicanos, valga como muestra este artículo de la Vanguardia de finales del siglo XIX: 
Desde su inteligencia a su estatura, todo en ella es inferior y contrario a los hombres…En si misma, la mujer no es como el hombre, un ser completo; es solo el instrumento de la reproducción, la destinada a perpetuar la especie; mientras que el hombre es el destinado a hacerla progresar, el generador de inteligencia, a la vez creador y demiurgo del mundo social. Así es que todo tiende hacia la no igualdad entre los sexos y la no equivalencia...


lunes, 1 de junio de 2015

PREMIAR A LAS MONJAS ADORATRICES ES UNA BURLA A LA MEMORIA HISTORICA

Las víctimas de los reformatorios dirigidos por la congregación y auspiciados por el Patronato de Protección a la Mujer, institución franquista implicada en la trama de robo de bebés, planean presentar una queja formal ante el Defensor del Pueblo por el premio a los 'Derechos Humanos Rey de España' otorgado a la orden el pasado mes de abril...





viernes, 13 de marzo de 2015

RAFAEL CATALÀ : 'CON FRANCO NO ERA DELITO FIRMAR PENAS DE MUERTE..'

El Consejo de Ministros del Gobierno del Partido Popular ha rechazado este viernes la extradición de las veinte personas reclamadas por Interpol para ser juzgadas en Argentina por crímenes de lesa humanidad, como solicitaba la jueza argentina María Servini el pasado noviembre...




LOS HOMBRES DE LA TRANSICIÓN REIVINDICAN SU LEGADO EN EL CONGRESO

La presentación del libro 'De Franco a Podemos', de Fernando Jáuregui, hace coincidir en la misma mesa a Posada, Pimentel, Martín Villa, Rubalcaba, Durán i Lleida y al padre de la Carta Magna Miguel Herrero...


jueves, 12 de marzo de 2015

MATRONA : EL OFICIO MÁS ANTIGUO DEL MUNDO

"Ser comadrona es como la esencia de la vida". Así define su profesión la enfermera Lee en el inicio de la serie de la cadena inglesa BBC Llama a la comadrona. Esta esencia, según el personaje, la constituyen los "momentos de dolor y alegría" que acompañan el alumbramiento y ocurren en presencia de una partera. No hay discusión sobre que la matrona "es una figura insustituible en los partos normales", como afirma Lola Ruiz, matrona, profesora de la Universidad de Alcalá de Henares y miembro del Observatorio de Violencia Obstétrica...



Por Beatriz de Vera

El oficio va unido íntimamente a nuestra especie. Hace 26 siglos, durante el esplendor de la Antigua Grecia, vivió una de las primeras matronas famosas de la historia, Fainarate, que dio a luz en Atenas al que sería uno de los representantes de la filosofía de la época: Sócrates.

Pero la partería se remonta mucho más atrás. Las antropólogas Werida Trevathan y Karen Rorenberg sostienen que esta, y no la prostitución, es la profesión más antigua del mundo: "El ser humano desarrolla una conducta única en relación con el parto. Al contrario que el resto de los primates, que eligen la soledad para dar a luz, las madres humanas buscan activamente ayuda en el parto. Así surgió un modelo de parto en el que una matrona es fundamental".

El gran tamaño del cerebro humano y el bipedismo dificultan a la mujer parir por sí misma de forma segura. Para esquivar las trampas de nuestro intrincado canal del parto, con un ángulo recto incluido, el bebé nace mirando hacia el coxis materno, por ello "la madre no puede ayudar a salir al bebé sin doblarle hacia atrás la columna vertebral, y tampoco puede desenrollar el cordón umbilical ni limpiar la boca del recién nacido", explicaban las antropólogas en su estudio Birth, obstetrics and human evolution.

Tras siglos de evolución, la matrona continúa desempeñando un papel básico en la supervivencia humana y en la salud femenina. La Organización Mundial de la Salud (OMS) incluye en sus responsabilidades el cuidado de la niña, la adolescente y la mujer adulta, antes, durante y después del embarazo.



Una cuestión de vida o muerte

Pese a todo, cada día mueren en todo el mundo unas 800 mujeres por complicaciones relacionadas con el embarazo o el parto, según cifras de la OMS. En 2013 fallecieron de esta manera 289.000 mujeres, la mayor parte en países en vías de desarrollo. La mayoría podría haber sobrevivido.

La presencia de una matrona supone, a veces, la diferencia entre la vida y la muerte. En países con menos recursos, hay diferencias críticas entre las zonas que cuentan con atención al parto y las que no. Sirve como ejemplo de esta realidad el análisis publicado en International Journal of Women's Health sobre una intervención realizada por el Gobierno de Etiopía en la que participaron, durante unos meses, obstetras y matronas voluntarias en un hospital que disponía de un sistema ginecológico muy rudimentario.

"En el hospital la mortalidad materna se redujo de 7,1% a menos del 0,5%", aseguran los autores del artículo. Añaden que con el establecimiento del servicio, el número de mujeres que acudieron a este centro sanitario para parir aumentó en un 40%.

Pero las matronas no solo se ocupan de la asistencia en el nacimiento, su misión es integral. El acceso universal a la salud sexual y reproductiva segura, aceptable y de buena calidad, especialmente el acceso a los anticonceptivos y a la atención de la salud materna, reduce los índices globales de mortalidad materna.

Como asegura Teresa Ball, del Hospital Princesa de Gales en Birmingham (Inglaterra), en la revista Nursing Standard,  "las matronas desempeñan un papel fundamental en la protección de los niños y la prevención de las prácticas de mutilación a través de la educación en las comunidades donde se practica".

Pintura de Amanda Greavette


"Más matronas, menos cesáreas"

En los países desarrollados, como España, la matrona debe formar parte del equipo sanitario que atiende a la embarazada. Sin embargo, en Andalucía, una de las comunidades autónomas con menos matronas por mujer, estas profesionales han convocado la Marea Rosa para denunciar que sus funciones acaban desempeñadas por médicos o por enfermeras sin formación específica, en detrimento de la salud de la madre y el niño. Cristina Martínez, presidenta de la Federación de Asociaciones de Matronas de España (FAME), asegura que esto lleva a "una desigualdad entre los servicios prestados en las diferentes comunidades autónomas".

Uno de los eslóganes que resuenan en las manifestaciones es "más matronas, menos cesáreas". Su argumento se basa en que una mayor prevención desemboca en una menor intervención y, por lo tanto, menos cesáreas y episiotomías –incisión en el perineo que evita su desgarro durante la salida del bebé–. Para Martínez, "en España es normal darle más importancia a la cirugía que aconsejar a la mujer sobre buenos hábitos para su embarazo, y son igual de importantes, porque revierten en la salud del feto y de la madre".

Sin embargo, otras voces aseguran que el número de cesáreas y de episiotomías que se realizan es el adecuado. Para María José García Rodríguez, Supervisora de Área Funcional de Cuidados Obstétricos-Ginecológicos del Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid, "cada intervención tiene su especificación de uso y como tal deben ser utilizadas".

Ana, que lleva 40 años trayendo niños al mundo, prefiere que su nombre real no se cite en este reportaje, "porque lo que yo diga no debe sentar cátedra". A pesar de ello, se presta a dar su opinión, la de una experta matrona y profesora de clases de preparación al parto en un centro de salud público: "Las cesáreas se hacen para reducir el sufrimiento del bebé. A veces se podría conseguir que la mujer diera a luz con un parto vaginal, pero para ello habría que comprometer la salud del feto, y eso es inadmisible". En cuanto a la episiotomía, declara que hoy solo se usa para prevenir de un desgarro, "que es más peligroso".

Lo que mucha gente desconoce es que en un parto normal, quien asume el peso del proceso asistencial es la matrona, no un ginecólogo. Para Ruiz, "una de las modas que más daño nos ha hecho fue aquella de que el parto lo llevara un médico y no nosotras". Martínez asegura que en España existe un desequilibrio entre el número de matronas y ginecólogos que no se da en el resto de Europa. Velar por los intereses y la capacidad de decidir de la embarazada es otra de sus funciones. Ruiz explica que su gremio tiene que enfrentarse a veces al resto del equipo médico, por lo que "muchas matronas son tan víctimas de la violencia obstétrica como las propias mujeres".

La violencia obstétrica es, según la OMS, la que se ejerce cuando la mujer no tiene derecho a elegir sobre su parto ni sobre su embarazo. La presidenta de la FAME es tajante al respecto: "Las mujeres deben poder decidir sobre cómo y dónde parir".




Parto normal ¿en casa?

"Si la mujer quiere dar a luz en casa, ha de haber profesionales que la asistan. ¿Esto es un retraso? No, tenemos declaraciones de la OMS diciendo que el parto en casa es seguro siempre y cuando lo realice un profesional que identifique situaciones de anormalidad. Necesitamos matronas que asuman esta demanda", continúa Martínez.

Según Lola Ruiz, "en Reino Unido, donde el parto en casa está generalizado, e incluido dentro de las prestaciones sanitarias, las matronas tienen mucho más prestigio y autonomía". Ambas coinciden que esto solo es recomendable en caso de parto normal, que no presenta complicaciones ni situaciones de riesgo.

Precisamente en Inglaterra, la Secretaría de Estado de la Salud ha presentado recientemente una investigación sobre las doce muertes producidas en el hospital Morecambe Bay, en el que, entre otras irregularidades, matronas apodadas Las Mosqueteras perseguían el parto normal "a cualquier precio". El informe asegura que, de haber actuado correctamente, la tragedia habría sido evitable.

La veterana Ana opina que el tiempo que transcurre entre la detección de una anomalía y la intervención quirúrgica puede marcar la diferencia entre la vida o la muerte, por lo que parir en casa es un riesgo innecesario, fruto de una moda. "Siempre hay una minoría que quiere ser diferente a la mayoría. Antes, cuando todo el mundo paría sin epidural en hospitales de la seguridad social o en casa, la minoría adinerada se pagaba su anestesia en clínicas privadas. Ahora que todas las mujeres tienen acceso a la epidural en el sistema público, una minoría la rechaza, cuando parir sin dolor es uno de los mayores avances de la ciencia médica".



¿Doulas o matronas?

Tanto en el hospital como en casa, las matronas ejercen una responsabilidad sanitaria indispensable. Pero hay otras figuras que ofrecen, a semejanza de las antiguas comadronas, apoyo emocional y consejo a la embarazada. Estas mujeres, las doulas, han provocado una polémica entre quienes consideran su presencia beneficiosa y quienes alertan de los riesgos que representan.

La FAME se ha posicionado en contra de esta práctica "intrusista". Para su presidenta, "una matrona realiza un duro trabajo de formación en el que tiene que ser excelente, porque solo las mejores pueden acceder a la especialidad. Que personas sin formación realicen las labores de apoyo y hagan preparación al nacimiento vulnera la seguridad de las mujeres". Asegura, además, que el acompañamiento emocional que ofrecen las doulas no sustituye a los cuidados médicos proporcionados por las matronas.

Para Lola Ruiz, la figura de la compañera no afecta a su profesión, y señala que el problema lo provocan "las que cobran por ello o ejercen intrusismo, porque todo negocio debería estar regulado".

Según la experiencia vivida por Ana en sus clases de preparación, el auge de las doulas se explica por una excesiva inseguridad de las mujeres de hoy en día, que "creen que necesitan un título para todo, también para parir y dar el pecho. Mis alumnas siempre me dicen, preocupadas, que ellas no lo sabrán hacer bien. ¡Claro que lo harán bien, pero se sienten solas! Yo les insisto en que, por encima de todo, estén seguras de sí mismas".

domingo, 8 de marzo de 2015

EL ATERRADOR RELATO DE UN VIOLADOR QUE NO SE ARREPIENTE DE SUS CRÍMENES

Han pasado más de dos años desde que la brutal violación en grupo que sufrió una joven de 23 años en un autobús de la India saltase a todos los medios internacionales, pero las heridas no solo no han cerrado, sino que van a tardar mucho tiempo en cicatrizar. Y es que este caso fue tan cruel, sonado e indigno que una sociedad como la india, tan profundamente tradicional y machista, no dudó en salir a la calle para clamar el fin de esta oleada de violencia contra las mujeres...

Manifestación contra la violencia en Nueva Delhi



Ahora, el testimonio de uno de los seis violadores que golpearon y abusaron sexualmente de la muchacha –terminó muriendo 13 días después por las heridas- vuelve a revolver las conciencias de miles de personas que se dan cuenta de que la situación ha ido demasiado lejos. No hay arrepentimiento, tampoco culpa.

Sus palabras vienen recogidas en el documental que ha hecho la realizadora británica Leslee Udwin para el canal BBC Four y que se emitirá el 8 de marzo. En él, esta mujer se entrevista con Mukesh Singh, el conductor del autobús al que los fiscales también le han acusado de participar en la violación, aunque él asegura que no dejó de conducir en todo momento, según cuenta a la BBC.

Era el 16 de diciembre de 2012 y la chica había ido junto a un amigo a ver al cine ‘La vida de Pi’. A las 20:30 horas se subieron al autobús en el que viajaban seis hombres, cinco adultos y un menor. Lo que vivieron allí fue una pesadilla.

El hombre fue golpeado y la mujer fue violada por turnos antes de ser atacada con un objeto de hierro. Pese a que en el hospital pelearon por salvarle la vida, lo cierto es que apenas dos semanas después murió por las heridas causadas. Un episodio que Singh justifica. "Una mujer decente no deambula por ahí a las 9 de la noche. Una chica es mucho más responsable de una violación que un chico".

Pero el testimonio más aterrador es la forma en la que el conductor culpa directamente a la pobre chica de su muerte. En su opinión tendría que haber permitido la violación. “Cuando la violaban no tendría que haber luchado en su defensa. Tendría que haber permanecido en silencio y permitir la violación. Si lo hubiera hecho entonces la habrían dejado ir después de ‘hacérselo’ y sólo hubieran golpeado al varón", afirmó.


Mukesh Singh, uno de los presuntos violadores

Desgraciadamente este no es un caso aislado en la India donde los derechos de las mujeres son prácticamente inexistentes. Tanto es así que incluso hay padres que confiesan que a partir de determinadas horas no dejan salir de casa a sus hijas por miedo a lo que les pueda pasar.

En un informe de 2014, Human Rights Watch analizaba las leyes indias y aseguraba que había un sistema que sí protegía los derechos, pero la corrupción y la falta de transparencia impiden su aplicación efectiva.

Entonces, ¿hay algún motivo para la esperanza? Lo hay. Pese a que sigue habiendo muchos casos de violación, pese a que los derechos de la mujer siguen siendo invisibles, la reacción social tras este caso en el que hombres y mujeres se manifestaron pidiendo el final de la violencia muestra que hay algo que está cambiando.

Puede que los pasos sean lentos y los progresos tarden en verse, pero la realidad debe ser distinta. Y un buen paso inicial sería que las autoridades no dejen salir impunes a aquellos que se aprovechan de los demás. Es necesario.

viernes, 6 de marzo de 2015

30 AÑOS DESPUÉS DE SER UN ICONO, ESTA MUJER VUELVE A SER EL SÍMBOLO DE UNA INJUSTICIA

Han pasado más de 30 años desde que se tomó una de las fotos más famosas de la historia. La imagen de una niña afgana de 12 años que estaba refugiada en Pakistán y cuyos profundos ojos verdes dieron la vuelta al mundo y la convirtieron en un icono...

Sharbat Gula, la portada de National Geographic de 1985.



Por Javier Taeño

Ahora, tres décadas después, la cara de Sharbat Gula vuelve a ser representativa, pero en esta ocasión no está en la portada de National Geographic como aquella vez, en esa foto tomada por Steve McCurry, sino que simplemente está en una tarjeta de residencia falsa que muestra las enormes dificultades y persecución que sufren los afganos en Pakistán.

Y es que con la situación actual pakistaní y la forma de actuar con los refugiados del país vecino, Sharbat no debería tener esa tarjeta, que es clave para el día a día. Sin ella los extranjeros no pueden comprar una casa o abrir una cuenta en el banco, por lo que hay un mercado negro muy importante que se encarga de entregarles estas identificaciones falsas con las que poder hacer una vida normal en el país.

La corrupción y el soborno están a la orden del día y para los tres millones de refugiados afganos es la única oportunidad de integrarse. Sharbat, al igual que otros miembros de su familia, tenía también la suya, pero fue descubierta por las autoridades pakistaníes en agosto de 2014 y por eso su foto vuelve a ser icónica, aunque ya asciende a 22.000 el número de tarjetas de residencia incautadas.

Pese a la mejora de la situación en Afganistán, con la derrota de los talibanes, lo cierto es que las miles y miles de personas que fueron acogidas por Pakistán en los años 80 no se deciden a volver. Han construido sus vidas allí y no terminan de fiarse, pero también tienen muchas dificultades en el país de acogida. De hecho suelen ser culpados de terrorismo y delincuencia y lo cierto es que las autoridades se esfuerzan para ponerles difíciles las cosas y así conseguir su marcha.
Incluso el Gobierno ha amenazado con cancelar su condición de refugiados, aunque de momento no lo ha hecho. Unas prácticas que ya ha denunciado Human Rights Watch.

“El Gobierno de Pakistán está empañando su merecida buena reputación por la hospitalidad hacia los refugiados al tolerar la repatriación coercitiva y punitiva y potencialmente ilegal de refugiados afganos”, manifestó su director adjunto en Asia, Phelim Kine.
Sharbat solo es la refugiada más conocida de una realidad que incluye a millones. Y es que los afganos lo único que quieren es poder hacer su vida tranquilamente, sin trabas y con respeto. Les sigue tocando luchar por ello.

Foto de Sharbat Gula en su tarjeta de residencia pakistaní.

Fuente: The Guardian

LOS ESPÍAS DE FRANCO

No tenían «licencia para matar», usaban teléfonos portátiles del tamaño de una caja de zapatos y se disfrazaban «de lagarterana si hacía falta». Los ‘chicos de Carrero’, los primeros agentes de los servicios secretos, no pudieron evitar el magnicidio del almirante..



domingo, 1 de marzo de 2015

ABOLIR EL TRABAJO COMO ESCLAVITUD Y ALCANZAR EL DERECHO AL OCIO

La palabra trabajo proviene del latín tripalium que era un instrumento de azote utilizado por los romanos. Una gran cantidad de pueblos a lo largo de la historia de la humanidad vieron el trabajo como una circunstancia inevitable para poder sobrevivir, pero nunca tuvo el carácter de ser un valor en sí mismo...



Durante gran parte de la historia humana, la esclavitud fue vista como una necesidad económica normal; de la misma manera en que la sociedad logró abolir la esclavitud, tal vez nuestros nietos recuerden con una nostalgia desconocida como sus abuelos derogaron la estúpida neurosis del trabajo.

Filósofos como Bertrand Russell y Paul Lafargue han escrito sendas diatribas en contra del trabajo. Una utopía de seres ociosos y felices será posible si superamos aquello que Étienne de La Boétie y Vivian Abenshushan han advertido en las sociedades modernas: un miedo paralizante a la libertad, una necesidad de tener un jefe que dicte órdenes para evitar la fatigosa obligación de pensar.

El escritor inglés Brian Dean ha analizado de manera brillante la neurosis actual del trabajo en el ensayo Antiwork. A decir de su autor, el antitrabajo es “una alternativa moral a la obsesión con los ‘empleos’ que ha plagado nuestra sociedad durante mucho. Es un proyecto para reenmarcar radicalmente el trabajo y el ocio. También es un antídoto cognitivo a la perniciosa cultura del ‘trabajo duro’, que se ha apoderado tanto de nuestras mentes como de nuestro precioso tiempo.”

El trabajo se presenta no sólo como la contribución de un individuo al progreso colectivo, sino como un imperativo de corte moral: presentarse a sí mismo como alguien ocupado, incluso estresado, se ha vuelto una terrible forma de prestigio social. Parafraseando aquellas líneas de Fight club de Chuck Palahniuk, “compramos cosas que no necesitamos con dinero que no tenemos para impresionar a gente que no nos agrada.”

El virtuoso “trabajador” ha sido utilizado como bastión ideológico por todas las corrientes políticas: el comunismo soviético y chino -países sin tradiciones democráticas fuertes- transformaron al trabajador en el héroe de sus cruzadas morales contra el occidente capitalista. Pero aún antes, los protestantes que llegaron a colonizar Estados Unidos en el siglo XVII incorporaron el trabajo y su consagración mercantilista como parte de un programa religioso. 

De la misma forma en que la esclavitud ha sido derogada en la mayoría de los países civilizados -a pesar de que siga siendo una práctica común en países del llamado tercer mundo-, tal vez nuestro siglo pueda redimir las catástrofes medioambientales y las crisis de seguridad aboliendo de una vez por todas la consigna bíblica de que el hombre debe “ganar el pan con el sudor de su frente.”

¿Y si mejor distribuimos la riqueza y aplicamos el conocimiento adquirido hasta ahora en garantizar que todos tengan pan y puedan dedicar su tiempo a desarrollar áreas de genuino interés? ¿Y si abolimos el trabajo e instauramos el derecho al tiempo?

Trabajo útil e inútil


En términos económicos, el trabajo y el empleo no garantizan el progreso y bienestar de un país. Es extraño, porque hemos sido educados en la creencia contraria: es necesario conseguir un “buen trabajo” para ser una “buena persona”, pues sólo así contribuiremos al desarrollo nacional.

Pero pensemos esto: si el 100% de la población se ocupara en una actividad económica inútil, por ejemplo fabricar agujas, la oferta desbordaría la demanda eventualmente y el valor de las agujas bajaría. La lógica de la burocracia es que toda la gente debe trabajar aunque el trabajo que realicen sea inútil y redundante, sin contar con que la gente suele estar consciente de su propia inutilidad, lo que genera los síntomas depresivos que vemos en cualquier ciudad hoy en día. 

Hace 20 años, Jeremy Rifkin estimó que cerca del 75% de los empleos en los países industrializados incluían actividades que podían ser automatizadas o realizadas por robots, al menos parcialmente. Con el brutal desarrollo tecnológico al que asistimos en nuestros días, este número debe haberse incrementado. Como dice Dean, “a donde miremos, existen trabajos estúpidos, sin sentido y posiblemente nocivos contra el ambiente.”

Alternativas para el futuro


Poco a poco la idea del ingreso básico incondicional va cobrando tracción: se trata de un sistema donde la sociedad se organice para dotar a toda la gente de un ingreso básico para sobrevivir, de manera que puedan utilizar su tiempo para contribuir efectivamente al desarrollo de campos productivos de su interés, no sólo a alimentar una burocracia inútil y corrupta o a fabricar cosas que un robot podría hacer mejor y más rápido.

“La sociedad se ha vuelto más y más adinerada”, según Dean. “Incluso en métricas tradicionales de medición de la riqueza uno puede verlo. Pero la riqueza se ha concentrado más y más en las manos de unos pocos. Así que la cuestión principal no es acerca del trabajo, sino de cómo se comparte la riqueza de manera más justa y humana.”

En nuestros días, los capitales económicos son una ficción especuladora que infla y desinfla créditos alrededor del mundo sin influir en el bienestar y calidad de vida de las personas. La moral del trabajo solamente beneficia a los grandes capitalistas, mientras que los trabajadores tienen que trabajar hasta la muerte con la esperanza de llegar a fin de mes. La solución de Dean implica ver el trabajo y los frutos del empleo desde una nueva perspectiva:

“La razón de que ya no se trate del trabajo es que la mayor parte de la riqueza no proviene del trabajo humano. Pero por la forma en que el problema se presenta típicamente, uno pensaría que el problema es la ociosidad, y que poner a la gente en un empleo sería la solución. Pero el colapso económico global no fue provocado por la ociosidad humana, ni tampoco las recesiones previas.”

El recibir un ingreso básico universal no significa que deberíamos dejar de trabajar. Se trata de que la especialización del trabajo y el proceso de automatización se reinviertan en la sociedad en forma de tiempo libre: tiempo que podemos usar para investigación, para desarrollar artes y humanidades, y para resolver los problemas medioambientales acuciantes que amenazan la supervivencia a largo plazo de la especie en el planeta.

No hay suficiente dinero en el mundo (nunca lo habrá) para remediar el daño medioambiental que hemos provocado; se trata de un esfuerzo colaborativo, es decir, de un verdadero trabajo donde la gente salve su propio planeta, en lugar de salvar las arcas de un puñado de bancos que compran y venden deuda y miseria.

LA PSICOLOGÍA DE MASAS DEL FASCISMO

¿Cómo es posible que en Alemania, el país con el movimiento obrero más organizado de Europa, millones de trabajadores apoyaran a Adolfo Hitler a pesar de su carácter reaccionario? Una respuesta interesante pero controvertida a esta pregunta la ofreció Wilhelm Reich en su libro “La psicología de masas del fascismo”: el apoyo masivo al nazismo habría sido consecuencia de la represión sexual propia de un modelo de familia autoritario muy extendido entre las clases medias y entre gran parte de los trabajadores. La represión de los instintos sexuales más profundos y desde la más tierna infancia habría creado individuos con grandes carencias y frustraciones que habrían tratado de compensar participando en un movimiento autoritario y obedeciendo a un líder que reproducía a nivel político esas mismas estructuras autoritarias de la familia...



domingo, 22 de febrero de 2015

TURISMO SEXUAL : EL NEGOCIO MÁS PERVERSO

Se calcula que en todo el mundo se obliga anualmente a más de un millón de niños a prostituirse, se les compra y vende con fines sexuales o se les emplea en la industria de la pornografía infantil. Es una industria multimillonaria donde los niños ingresan por la fuerza o mediante engaños, se les priva de sus derechos, de su dignidad y de su infancia. La explotación sexual comercial condena a los niños a una de las formas más peligrosas de trabajo infantil, amenaza su salud mental y física, y atenta contra todos los aspectos de su desarrollo...





Cuando un individuo busca mantener relaciones sexuales con niños o niñas y no quiere correr el riesgo de ser denunciado, tiene una segunda opción: acudir a la prostitución de menores. Si es que dispone de dinero suficiente como para permitírselo.

Por otro lado, se encontrará con la dificultad de encontrar un individuo o club que se lo facilite, pues la prostitución infantil se esconde mucho más que la prostitución de adultos. Pero una vez salvados estos dos obstáculos, cualquier individuo puede convertir en realidad sus fantasías con una niña o un niño, esclavizado y obligado a ser un objeto para el uso sexual.

Dicha prostitución nunca es voluntaria y va acompañada del miedo, al hambre, las drogas y multitud de circunstancias más, que pueden convertir la existencia tanto de un menor como de un adulto en un auténtico infierno que siempre sobrepasará nuestra imaginación.

Un coordinador internacional de la UNESCO para la lucha contra el comercio sexual y la infección por VIH y el SIDA, informa que comparado con hace diez años, el tráfico sexual de menores ha empeorado en Camboya, aunque también hay algunos lugares, como Tailandia, donde la situación ha mejorado". Al tratarse de una actividad clandestina no se sabe con exactitud cuantos niños son víctimas de esta perversidad, pero se estima que en Asia hay un millón de menores bajo este comercio sexual.

Hay tres factores que han contribuido a esta situación:


• Mayor demanda por parte de los hombres asiáticos. "Desean tener relaciones sexuales con niños vírgenes y, por ende, no infectados con VIH", señala Somaly Mam, fundadora de AFESIP, una institución con sede en Phnom Penh que rescata de la esclavitud sexual a chicas menores de edad.

• Indiferencia de los legisladores y los cuerpos policiales. En la mayoría de los países asiáticos es delito tener relaciones sexuales con un menor de 16 años o prostituir a un menor de 18.

• Corrupción generalizada. Los delincuentes que trafican con menores sobornan sistemáticamente a policías, jueces y legisladores. Los capos del tráfico sexual pagan a los policías más que el gobierno.

Por ejemplo en Camboya, los tribunales son sumamente corruptos. Si el infractor es extranjero, por regla general basta que le pague 10.000 dólares al juez para quedar absuelto de la acusación, mientras que los pedófilos del país se libran de la cárcel con sólo 200 o 300 dólares. Algunas familias de víctimas, para retirar la denuncia, se conforman con que el transgresor les pague 50 dólares.




También se repite esta situación en Tailandia, Laos, India y Filipinas, que se consideran paraísos de pedófilos, y la forma de operar de esta lacra humana es:


La captación y el rapto
¿De dónde salen las niñas y niños explotados en la prostitución? Fundamentalmente se obtienen de: los cinturones periféricos y las zonas marginales de las grandes ciudades; o de los menores escapados de sus casas.

En los cinturones industriales de las grandes ciudades es donde suelen trabajar las alcahuetas dedicadas a localizar posibles víctimas. Normalmente se trata de prostitutas o exprostitutas que con frecuencia dependen de una dosis de heroína. Se aprovechan de las privaciones económicas de las menores y les ofrecen algún trabajo o ayuda económica, normalmente a través de un bar, un espectáculo o un grupo de baile. Una vez que logran ganarse su confianza, les llevan a un establecimiento de la red donde caen en manos del proxeneta.

La retención y el secuestro 
Las organizaciones de prostitución utilizan pisos y clubes de alterne para retener a los menores. Una vez que han caído en uno de ellos comienza el verdadero calvario. Las niñas son encerradas, golpeadas y violadas por sus proxenetas durante varios días. De esta forma ninguna de ellas será virgen y habrá tenido varias experiencias antes de recibir a su primer cliente, a no ser que alguno de éstos esté interesado en una niña virgen. Por otro lado las palizas y amenazas aseguran el silencio de las menores, muchas veces aun después de ser detenidos sus proxenetas. En ningún momento dejan de ser vigiladas y no pueden salir a la calle. Normalmente son obligadas a drogarse con cocaína para aumentar su rendimiento o con heroína para doblegarlas, convertirlas en drogadictas y hacerlas así dependientes del proxeneta-camello.

Desenlace 
Los menores que caen en manos de estas redes tienen pocas posibilidades de escapar. Si no son liberados por la policía pueden terminar siendo vendidos en el extranjero y no regresar jamás. Pueden ser asesinados cuando ya no sirvan o caer por una sobredosis.

Pueden convertirse en drogadictos o simplemente no volver a recuperar su estado emocional normal. Un adolescente de quince años que ha pasado por esto tiene muchas probabilidades de no recuperarse nunca totalmente de los traumas psíquicos y físicos sufridos a una edad en la que el ser humano es tremendamente vulnerable mientras intenta moldear su personalidad.

Las niñas como carga familiar


En la India, donde a las hijas suele considerárselas una carga para la familia, el Departamento de Estado norteamericano calcula que hasta 500.000 menores de 16 años son objeto de explotación sexual. "Engañan a los padres para que entreguen a sus hijas a los traficantes. Los tíos y hermanos las venden", explica Roma Debabrata, quien rescata a menores afectados en Nueva Delhi mediante la ONG STOP Trafficking and Oppression of Children and Women. "La situación está fuera de control".

Según la Comisión Nacional de los Derechos Humanos de la India, con sede en Nueva Delhi, los pederastas corren poco riesgo de detención: "Las leyes deficientes, su mala aplicación, las penas ineficaces y el riesgo mínimo de ser procesado, todo ello contribuye a perpetuar el tráfico".

Tailandia es un país de paso en el tráfico sexual infantil, es por allí como las mafias chinas ligadas a Malasia y Singapur, por ejemplo, exportan jovencitas de los países más pobres de la región del río Mekong a sus vecinos más ricos, según él y otros defensores de los derechos de los niños.

En el norte de Tailandia, Sompop Jantraka ha demostrado cómo pueden las sociedades proteger a sus menores de edad, a través de su fundación Mekong Youth Net, un programa de adiestramiento de un año para concienciar a jóvenes de diversos países de la zona de las consecuencias del comercio sexual.

sábado, 21 de febrero de 2015

LOS OSCUROS DINEROS DE LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA

La vida del economista José Ángel Sánchez Asiaín (Baracaldo, 1929) ha dado algunas vueltas antes de cerrar una puerta que se le entreabrió hace medio siglo, cuando estaba al frente del servicio de estudios del Banco de Bilbao y el director, que había sido consejero del Banco de España durante la guerra, le confió unos documentos. Tras esa puerta, atisbó la normalidad suspendida entre 1936 y 1939 en un medio tan alérgico a la anormalidad como el económico: dos pesetas, dos Bancos de España, dos procesos de inflación y dos maneras antagónicas de entender la sociedad. “Un caso de laboratorio”, afirma...




lunes, 16 de febrero de 2015

LA PELOTA Y EL FUSIL: TAMBORES DE GUERRA EN LAS GRADAS

Willian “Bill” Shankly, el mítico entrenador del Liverpool, dijo una vez la que puede ser la frase más sabia que jamás se ha pronunciado sobre este deporte. “El fútbol no es una cuestión de vida o muerte, es mucho más importante que eso”. Este comentario, aunque en su momento pudiera parecer intrascendente, puede describir a la perfección lo que para millones de personas significa el conocido como deporte rey. Una cuestión demasiado importante..




Un negocio con millones de dólares en circulación. Un espectáculo, que bien en los campos o ante el televisor, concentra durante noventa minutos la atención de cientos de millones de personas. Se estima que 700 millones presenciaron la final del pasado Mundial de Sudáfrica. Con una carta de presentación que aúna el negocio, el espectáculo y una atención planetaria, sería bastante ingenuo considerar al fútbol como un mero juego o deporte. Bien resumió esta idea el teórico y filósofo marxista Antonio Gramsci, refiriéndose al fútbol en los siguientes términos: “Es el reino de la lealtad al aire libre”.

Y es que basta con ir a un estadio un domingo cualquiera para entender que aparte del resultado del encuentro están en juego muchas más cosas. Veremos cómo distintas personas expresan y dirimen sus identidades; por ejemplo, es curioso cómo uno puede conocer la filiación religiosa de un escocés simplemente preguntando por su equipo de fútbol. El Celtic de Glasgow siempre será un club católico y el Glasgow Rangers siempre será un club protestante y unionista aunque fichara al mismísimo Papa Francisco, sirviendo además esta expresión como un claro ejercicio de cohesión social. ¿Sería igual Cataluña sin el Fútbol Club Barcelona? ¿Habría Argentina cicatrizado de la misma manera sus heridas tras la guerra de las Malvinas sin aquel histórico doblete de Diego Armando Maradona? Probablemente no.

Por tanto, es necesario entender el fútbol como una realidad que trasciende el propio campo y su condición de mero juego para convertirse en un fenómeno total. Con vertientes económicas, sociales, políticas o incluso culturales. Así, el resultado de un encuentro significa muchas veces más que ganar o perder, tanto es así que utilizando el término del gran Ryszard Kapuściński a lo largo del siglo XX y siglo XXI nos podemos encontrar con las llamadas “guerras del fútbol”, momentos en los cuales un partido sirvió para canalizar todo el resentimiento de una sociedad contra sus élites o contra otro enemigo considerado exterior.


Honduras y El Salvador van a la guerra


Para narrar la primera de nuestras historias nos trasladamos a América Central, concretamente a Honduras y El Salvador. Estos dos países durante el mes de julio del año 1969 protagonizaron un conflicto armado que no se puede entender sin echar un vistazo a los campos de fútbol. En aquel momento ambos países luchaban por clasificarse para el Mundial que tendría lugar en México al año siguiente, queriendo la fortuna que ambos tuvieran que competir por la misma plaza.

El primer partido se disputo el domingo 8 de Junio en Tegucigalpa, la capital de Honduras. El equipo salvadoreño había llegado al lugar un día antes. Y según cuentan los periódicos de la época, ninguno de los jugadores salvadoreños pudo dormir aquella noche. Miles de hinchas hondureños rodearon el hotel donde la expedición de El Salvador se encontraba, y durante toda la noche no dejaron ni por un momento de arrojar piedras contra los cristales y hacer el mayor ruido posible. Cláxones, petardos y todo lo que pudiera producir escándalo fue usado. Como era de esperar al día siguiente los jugadores salvadoreños nerviosos y cansados perdieron el partido por un gol a cero.

Sin embargo, este no fue el único hecho que agitó El Salvador ese día. Los diarios del país afirman como una joven llamada Amelia Bolaños se suicidaba de un disparo al corazón mientras veía el encuentro. Aunque como es lógico, no está claro que el suicidio tuviera algo que ver con el partido, pero eso no importaba en un clima ya enrarecido entre los dos países. Al día siguiente “El Nacional”, uno de los principales periódicos del país, titulaba en su portada: “Una joven no pudo soportar la humillación a la que fue sometida su patria”

Tanto revuelo causó la noticia que el entierro de la joven muchacha fue retransmitido en directo por la televisión nacional, acudiendo al mismo el presidente de la república y todos sus ministros. El mensaje era claro: ganar a Honduras era ya una cuestión de Estado.

En este particular clima de exaltación nacional tuvo lugar el siguiente partido. Esta vez era la selección de Honduras la que se desplazaba a El Salvador, y como les había ocurrido una semana atrás a sus rivales tampoco pegarían ojo en toda la noche. Miles de hinchas salvadoreños encolerizados lanzaron infinidad de piedras y desperdicios al interior del hotel. Tan grande era el revuelo en la capital salvadoreña, que ya por la mañana, los jugadores hondureños tuvieron que ser escoltados por el ejército hasta el estadio. Una vez dentro, tuvieron que soportar como su himno era abucheado y su bandera quemada. En este ambiente El Salvador venció por 3 a 0. Ilustrativas son las declaraciones del seleccionador hondureño Mario Griffin: “Menos mal que hemos perdido este partido”. Sin embargo, para muchos hinchas salvadoreños esto no era suficiente. Los jugadores de Honduras tuvieron que ser otra vez escoltados por el ejército hasta el aeropuerto. Y los aficionados hondureños que no abandonaron rápidamente el estadio fueron apaleados, resultando dos de ellos muertos.

Las repercusiones de lo ocurrido no se hicieron esperar y el 16 de Junio, un día después del partido, la frontera entre los dos países ya estaba cerrada. Ninguno de los dos países trato de rebajar la tensión existente y el 14 de julio estallo la guerra.

El fútbol acababa de demostrar toda su fuerza, aunque siendo honestos con la historia hay que añadir que también otras cuestiones latían tras este conflicto. Para comprenderlas nos tenemos que remontar a los principios del siglo XX en Honduras, cuando las empresas norteamericanas United Fruit Company y Standard Fruit Company desembarcaban en el país con la esperanza de encontrar un lugar de tierras fértiles donde pudieran cultivar bananas al menor coste posible. Tan rentable resulto el negocio, que a los pocos años las plantaciones ya se habían extendido por la mayor parte de Honduras, empezando a resultar la mano de obra hondureña escasa para satisfacer la demanda. Las compañías agrícolas, que aparte del control de la tierra se habían hecho también con el control del poder político, empezaron entonces a contratar campesinos salvadoreños de las zonas fronterizas. El Salvador es uno de los países más pequeños de América Central, pero que no obstante tiene una de las densidades de población más altas del continente. Es decir, era un lugar donde era difícil encontrar tierras libres para los campesinos, máxime cuando la mayor parte del país estaba ocupada por unos pocos grandes terratenientes. Como bien recuerda el dicho popular: “El Salvador es propiedad de 14 familias”. Por otro lado, Honduras era casi 6 veces más grande que su vecino, pero contaba con la mitad de su población. Los campesinos salvadoreños empezaron a moverse y a principios de la década de los 60 se calcula que unos 300.000 se encontraban viviendo en territorio hondureño.

La inmigración fluía, y aunque ilegal era tolerada por el gobierno de Tegucigalpa, el cual, hasta que los campesinos hondureños no mostraron los primeros síntomas de malestar no se atrevió a abordar la cuestión. Y aunque en su momento llegó a prever una reforma agraria, al haberse convertido paulatinamente el Estado en el mayordomo de los poderosos terratenientes, esta reforma no decretó la repartición de los grandes latifundios. En su lugar pretendía entregar las tierras que los campesinos salvadoreños habían ido ocupando durante años a los campesinos hondureños. El cambio, como era obvio, no solucionaba el problema, ya que ni los salvadoreños estaban dispuestos a abandonar sus tierras ni el gobierno de El Salvador aceptaba readmitir a los cerca de 300.000 inmigrantes. Un gobierno insistía y el otro se negaba. La tensión entre los dos países no hacía más que crecer y en estas poco apropiadas circunstancias tocó jugar a las selecciones de los distintos países. Como hemos visto, la guerra al final estallo y como bien definió Eduardo Galeano hablando del conflicto: “La violencia que desemboca en el fútbol no viene del fútbol, del mismo modo que las lágrimas no vienen del pañuelo”. El fútbol fue la chispa perfecta que hizo saltar por los aires los rencores acumulados.



Yugoslavia: del campo de juego al campo de batalla


La segunda de nuestras historias en las que un simple partido de fútbol ayudó a desatar las iras y rencores guardados durante muchos años nos sitúa en los Balcanes, concretamente en Zagreb, la capital de la actual Croacia. Si alguno de ustedes ha visitado esta ciudad puede que haya pasado por casualidad frente al estadio del Dinamo de Zagreb, donde se levanta una peculiar estatua. Un grupo de soldados esculpido en bronce y una corta inscripción. “A los aficionados de este club, que el 13 de Mayo de 1990 iniciaron, en este mismo campo, la guerra contra Serbia”. Puede que esto les suene exagerado y puede que tengan razón, sin embargo, ¿qué ocurrió aquella tarde para que haya quien afirme que la guerra de los Balcanes empezó en ese modesto estadio?

El día 13 de mayo de 1990 el Dinamo de Zagreb se enfrentaba al Estrella Roja de Belgrado. El partido en ese momento tenía una gran carga simbólica. En una Yugoslavia en plena hemorragia política, el fútbol se había convertido en un alumno aventajado de las distintas aspiraciones nacionalistas. Antes que los políticos, los hinchas ya enarbolaban las distintas banderas independentistas y se habían declarado odio eterno entre ellos. Cada filiación nacional tenía su equipo. Por ejemplo, en Bosnia el FK Sarajevo era el club de los bosnios musulmanes, cuya afición ultra, los Horde Zla, engrosarían durante la guerra las milicias bosnias. En el país también estaban el Zrinjski Mostar apoyado por los bosnios croatas y el Borac Banka Luka, apoyado por los serbobosnios. Los enfrentamientos entre estos equipos a finales de los noventa fueron el ejemplo perfecto de lo que más tarde sería la guerra. Palizas, altercados y heridos eran la tónica en estos choques.

Por tanto, los yugoslavos veían cada jornada de liga por televisión lo que sus políticos se empeñaban en negar. Las gradas mostraban la composición de las futuras trincheras y el odio mutuo en cada partido no se podía ocultar. El 13 de mayo de 1990 fue la prueba más sólida de todo esto. Al partido se habían desplazado desde Belgrado unos 3.000 Delije del Estrella Roja. Y aunque desde que habían puesto un pie en Zagreb habían sido escoltados por la policía esto no impidió que se produjeran altercados y reyertas camino del estadio. Cánticos como “Muerte a Tudjman” o “Croacia es Serbia” habían acompañado a la comitiva. La tensión aquella tarde era evidente y ni el más optimista de los policías esperaba una jornada tranquila. Los Delije fueron situados en la grada norte del estadio, rodeados tanto por arriba como por los laterales de aficionados croatas. Esto demostró ser un error fatal, ya que, a falta de 10 minutos para el inicio del encuentro los ultras serbios lograron romper las vallas que les separaban del resto de la afición. En este momento comenzó el verdadero caos. Rápidamente cientos de ultras serbios accedían a sectores ocupados por aficionados croatas, empezando en cuestión de segundos una multitudinaria pelea. Golpes, carreras y cuchilladas se convirtió en la tónica general de la parte norte del estadio. Desde el césped la policía observa la situación impasible y al otro lado del campo los ultras del Dinamo de Zagreb entran en cólera. La mayoría de jugadores decide retirarse a los vestuarios, aunque algunos del Dinamo aguardan en el césped señalando a la policía la situación. La imagen de Zvonimir Boban increpando a los agentes dará la vuelta al mundo los siguientes días.

Sin embargo, y por si la situación no fuera ya lo suficientemente caótica, los Bad Blue Boys indignados por la actitud policial logran saltar al terreno de juego con la intención de llegar hasta el otro sector y poner fin a la pelea a su manera. Solo es en ese momento cuando la policía reacciona y carga contra los ultras croatas. Dos batallas se producen ahora simultáneamente, una en la grada y otra en el terreno de juego. En el momento de clímax de esta preguerra balcánica llueven piedras, gases lacrimógenos y se llegan a producir varios pequeños incendios en distintas zonas del estadio. El caos es absoluto, tanto que hasta el capitán del Dinamo, Zvonimir Boban, se ve envuelto en la pelea. La escena de este propinando una patada a un policía se convertirá en un mito para todos los croatas. La batalla finalmente se prolongó durante una hora más hasta que la policía logro devolver a los serbios y croatas a sus gradas, y para muchas de las personas que lo estaban viendo por televisión estas imágenes les demostraron aquel día que Yugoslavia estaba condenada. Meses más tarde Boban ficharía por el Milán, convirtiéndose en una estrella mundial, y los ultras irían a la guerra.



La importancia de representar al mundo árabe


La última de estas “guerras del fútbol” es en comparación con las anteriores bastante reciente, y nos sitúa en los países de Egipto y Argelia. El 12 de noviembre de 2009 la selección argelina se desplazaba a la tierra de los faraones para jugar el último y definitivo partido, el cual decidiría al propietario de la última plaza del grupo para el Mundial de Sudáfrica. Ambos países se jugaban todo a una carta y sus aficiones tenían muy claro la importancia del encuentro. Tanto es así, que el mismo día de la llegada de la expedición argelina a Egipto su autocar era atacado por un nutrido grupo de hinchas egipcios. El suceso, que se saldaría con tres jugadores argelinos heridos, no servía más que para aumentar la tensión entre las dos naciones. Un cruce de acusaciones entre sus federaciones futbolísticas se iniciaría después del incidente. Argelia acusaba a la federación egipcia de haber instigado el ataque y pedía a la FIFA la suspensión del partido que debía disputarse dos días más tarde. Por su parte, el país del Nilo negaba cualquier responsabilidad en lo ocurrido y acusaba a las autoridades argelinas de haber magnificado la situación. Esclarecedoras son las declaraciones de uno de los miembros del comité ejecutivo de la Federación, Mahmud Taher, que aseguraba a los medios “Argelia está sacando las cosas de quicio. El autobús fue dañado en su interior, por lo que es obvio que ellos mismos lo hicieron para aumentar la tensión”. La FIFA, a pesar de los requerimientos, no hizo uso de su autoridad y el partido siguió fijado para la fecha prevista.

El 14 de noviembre se disputaba, como estaba previsto, el encuentro. En un clima tenso y luciendo varios jugadores argelinos las secuelas del ataque en forma de vendaje. Con un estadio totalmente volcado con la selección nacional y los argelinos más pendientes de salir de allí ilesos que de conseguir la victoria, el resultado final era de 2 a 0 a favor del conjunto local. Marcador que dejaba la clasificación del grupo con un empate a todo y obligaba a realizar un partido de desempate.

Para las aficiones, sin embargo, los noventa minutos no fueron suficientes produciéndose altercados en los aledaños del estadio. 12 egipcios y 20 argelinos resultarían heridos como consecuencia de los disturbios. Además, en Argelia a muchos no les sentó bien la idea de tener que disputar un partido de desempate, dándose incidentes en la capital que concluirían con varios heridos, coches calcinados y ataques a todo aquello que oliera a egipcio. Llamativo es como 35 empleados de nacionalidad egipcia de la empresa Orascom tuvieron que ser evacuados del país con sus familias al ser sus hogares atacados. Las autoridades argelinas tuvieron que cerrar todos los accesos a la embajada del país del Nilo en Argel en previsión de nuevos ataques. Esa misma noche el presidente egipcio Hosni Mubarak advertía: “Egipto no tolera a aquellos que hieren la dignidad de sus hijos. No queremos que nos arrastren a reacciones impulsivas, pero estoy agitado yo también”.

La FIFA, al corriente de todos los incidentes, decidió celebrar el partido definitivo una semana más tarde en Sudan, considerado por la organización como territorio neutral. A regañadientes ambas federaciones aceptaron, aunque en la recepción que el Presidente de Sudan les preparo ninguna de ellas estrecho la mano a la otra. Estas actitudes y declaraciones como las del defensa argelino Madjid Bougherra, “Todo el equipo está listo para la guerra”, no ayudaban en absoluto a rebajar la tensión.

El encuentro fue un partido tosco y trabado, en el que finalmente logró el triunfo por un gol a cero la selección argelina. La victoria iba unida a un claro sentimiento de revancha, hiriendo aficionados argelinos a 21 egipcios después del choque. También se dieron disturbios en Francia, en ciudades como Marsella o Paris con alto número de población proveniente de la ex colonia. Egipto, ante estos sucesos, mandaba retirar a su embajador en Argel y varios centenares de manifestantes trataban en el Cairo de asaltar la embajada argelina. El nerviosismo iba en aumento por momentos y las élites dirigentes de ambos países, en aquellos momentos muy cuestionadas, no dudaban en echar leña al fuego buscando la legitimación popular. Sin embargo, cuando muchos esperaban ya algún movimiento de tropas ninguno de los dos países dio el paso definitivo. El fútbol, otra vez, había estado a punto de ser la excusa perfecta para que dos naciones fueran a las armas. No obstante parece que esta vez primó la cordura.

A los lectores más futboleros recordarles que finalmente Argelia disputó el Mundial de Sudáfrica, no siendo capaz de anotar ningún tanto en los tres partidos que jugó.

Madrid, 1992. Graduado en Relaciones Internacionales por la Universidad Complutense de Madrid. Estudiante de Ciencias Políticas en la UCM. Participante en proyectos de cooperación en Serbia, Armenia y Marruecos.

sábado, 14 de febrero de 2015

NAVARRA MANTIENE EL RECONOCIMIENTO A DOCE FRANQUISTAS, INCLUIDO EL DICTADOR

  • Siete de los galardonados ejercieron de generales en la cruenta Guerra Civil
  • El Gobierno de UPN incumple la Ley de Memoria Histórica, que le obliga a anular estos nombramientos



Según informa Noticias de navarra, hasta doce reconocidos franquistas, muchos de ellos responsables directos de los asesinatos de miles de personas, siguen ostentando en la actualidad la condición de hijo predilecto o adoptivo de Navarra..

viernes, 13 de febrero de 2015

EL AMOR NO CABE EN UN FRASCO DE COLONIA

Mañana se celebra San Valentín, el día de los enamorados, el día en el que Cupido lanza sus flechas llegando hasta los corazones de miles de parejas que, una vez que las reciben, no pueden volver a separarse. Eso, al menos, para todo buen romántico que se precie, es así. Cupido existe y no hay lugar a dudas. Pero para los más escépticos, este día es un fruto más de la sociedad de consumo, un invento de marketing y una estrategia de ventas para que, todo aquel que dice estar enamorado, gaste y derroche en una oferta, cada vez más extensa, de productos para enamorados...





Los anunciantes saben que un buen novio o una buena novia no va a dejar pasar este día sin comprarle un detalle a su pareja por lo que cada vez son más las propuestas que nos llegan de marcas de todos los rincones del mundo. Es el marketing del amor o el amor convertido en marketing, según se mire. Lo que está claro es que hoy explota, si no lo ha hecho ya en los días previos a la gran cita del amor con una gran cantidad de spots especiales, eventos especiales y acciones especiales

Con una reflexión, nos recuerda 'Ecologistas en acción' que el día de San Valentín es una de las fechas más consumistas del año, que así nos lo hace saber la publicidad con su muestra de productos como forma obligada de demostrar unos sentimientos y busca nuevos nichos de mercado apelando a las emociones. Hay que recordar que muchos regalos del día de los enamorados esconden trabajo precario en cadena y en condiciones poco saludables, como es el caso de las flores. Procede recordar el rastro de degradación social y ambiental que dejan días señalados como el de San Valentín. Es el caso de los ramos de flores, la forma más clásica de “demostrar” amor.

Muchas mujeres trabajan en condiciones semi-esclavas para cultivarlas y tratarlas en países como Ecuador y Colombia, Kenia o Zimbabue, donde se produce también acaparamiento de tierras y sobrexplotación de recursos para un sector controlado por grandes empresas transnacionales.

La publicidad contribuye a vender esas flores y otros productos, promoviendo estilos de vida insostenibles social y ambientalmente, y trata de situar al consumo y la acumulación de bienes en la cima de la escala de valores y en el objeto de nuestras aspiraciones. Se produce una clara mercantilización de las relaciones humanas a través de los anuncios, que buscan nuevos mercados a través de las emociones.



Un ejemplo de ello es la campaña del día de los enamorados de unos grandes almacenes, que protagoniza este año una pareja gay. El amor no cabe en un bote de perfume, ni se celebra en un día concreto del año por imposición comercial. El consumo no parece la receta más adecuada para demostrar cariño ni para salir de la crisis.

Ecologistas en Acción invita a cuestionar esas recetas mágicas y un modelo de consumo que incrementa el escenario de crisis ambiental y social.


sábado, 7 de febrero de 2015

EL TALLER DE LAS MUJERES DE COLORES

Lo que comenzó como un curso de costura como medio de formación y reinserción de mujeres procedentes de la prostitución se ha convertido tres años después en  Dona Kolors, una marca social que elabora a mano y comercializa productos de moda y hogar. Cinco mujeres trabajan a tiempo completo en el taller, que también ha comenzado a coser para terceros, y más de 30 reciben cada año formación...





Por Maria Muñoz

La iniciativa surgió precisamente desde un taller de inserción que impartía la ONG catalana Lloc de la Dona, que lleva desde hace 30 años trabajando con mujeres que han ejercido la prostitución. “En la asociación decidieron comenzar un curso de costura y vieron que a las mujeres les gustaba y se les daba bien y propusimos que para esas navidades elaboraran diferentes productos y trataran de venderlos a personas cercanas; la experiencia funcionó muy bien”, explica Danielle Pellikan, responsable ahora de Dona Kolors y por entonces voluntaria en la ONG. De aquella primera venta agotaron los cojines, monederos y abanicos que habían elaborado a mano las mujeres.

Los recortes en las subvenciones hicieron que la asociación comenzara a plantearse a elaborar y a comercializar más productos como forma de financiación de los talleres de inserción y de creación de puestos de trabajo estables para las mujeres. Pellikan se embarcó en el proyecto, preparó un plan de negocio y nació Dona Kolors. “ Un nombre que puede leerse de varias maneras: las mujeres [dona es mujer en catalán] y los colores de los estampados y también las que dan color”, indica la responsable del proyecto.

Estampados africanos

El hecho de que todos los productos - desde manteles, cojines, bolsos o pendientes- estén elaborados con telas de vivos colores inspirados en los estampados africanos fue una idea que surgió precisamente de las mujeres que participaban en el taller de costura. “La gran mayoría de ellas procede de Nigeria y muchas comenzaron a traer las sus propias telas para empezar a trabajar con ellas y al final nos gustó a todas y decidimos mantener esos estampados”, detalla Pellikan. Las telas las importan de Holanda y los tintes procuran que sean lo más ecológicos y menos tóxicos posible.

Tras más de tres años en marcha, Dona Kolors ya emplea a tiempo completo a cinco mujeres y cada año más de 30 reciben formación. “Hay algunas que ya saben coser pero otras empiezan desde el principio nociones muy básicas hasta que al final aprenden a crear una prenda desde cero”, detalla Pellikan. De momento, la marca no puede contratar a todas las que forma, pero muchas de ellas han encontrado empleo en otros talleres, tiendas o trabajando por su cuenta. “Algunas trabajan en su casa haciendo arreglos, lo que les permite un cierto nivel de autonomía”, detalla la responsable del proyecto, quien subraya que uno “de los retos más grandes es mantener la eficiencia del taller para poder mantener la formación”.

Además de la venta de los productos a través de su  página web, Dona Kolors también tiene varios puntos de venta en diferentes locales de  Barcelona, Mallorca y Tarragona. También reciben encargos para regalos de empresas y de bodas y están empezando a estudiar la venta en el extranjero.

Lo sí han comenzado es a coser para terceros. “ Hemos empezado esta segunda línea con diseñadores locales”, señala Pellikan. Uno de ellos es  Coshop, una red de tiendas en Barcelona que ofrece un espacio a diseñadores que  apuestan por la producción local y por criterios de sostenibilidad ambiental y laboral y que está preparando una colección de productos bajo su propia marca. También han colaborado con marcas consagradas como  HossIntropia elaborando bolsos a partir de restos de otras temporadas.

martes, 3 de febrero de 2015

EL ACOSO ESCOLAR SALE DE LAS SOMBRAS

La Policía intenta, no sin dificultades, sacar de la oscuridad y de las sombras un delito que se ha convertido en una plaga: el acoso escolar, ya sea presencial o a través de las redes sociales y las aplicaciones de mensajería...



Por Manuel Marlasca

“A veces estamos dando una charla en el colegio sobre acoso y un niño se levanta y nos cuenta que a él le ocurre exactamente eso, lo que estamos relatando… Y nadie estaba enterado”. Lo cuenta una de las responsables de Participación Ciudadana de la Jefatura Superior de Policía de Madrid, la unidad que está sacando de la oscuridad y de las sombras un delito que se ha convertido en una plaga: el acoso escolar, ya sea presencial o a través de las redes sociales y los programas de mensajera.

Cada comisaría cuenta con un equipo de Participación Ciudadana, coordinados desde la Jefatura Superior. Solo en Madrid un centenar de agentes está destinado en estas unidades, que libran desde hace un tiempo una batalla contra el acoso. En el año 2013, la Dirección General de la Policía lanzó un Plan Director destinado a poner al descubierto este delito. La campaña contó con la colaboración de Iker Casillas y se vio respaldada por una ofensiva tuitera del departamento de Redes de la Dirección General.

Pero quienes luchan a pie de calle contra el acoso, quienes escuchan historias terribles, son los delegados de Participación. Acuden a dar charlas en los colegios destinadas a alumnos, padres y profesores y en las universidades donde se forman los futuros maestros. Además, se ha habilitado una dirección de correo electrónico –seguridadescolar@policia.es– donde se pueden denunciar de manera anónima los casos de acoso.

La sensación de los que luchan contra este delito es que “es un problema que les queda grande a todos los sectores implicados”. El caso de Carla Díaz, una niña que se suicidó en Gijón tras muchos meses de acoso y la pasividad del colegio, “se puede repetir en cualquier momento, esto es una bomba de relojería”.

Una bomba de relojería


La Policía trata de cambiar dinámicas inalterables desde hace décadas: cuando hay un problema de acoso, el conflicto trata de solucionarse de puertas para adentro, se intenta lavar la ropa sucia dentro del colegio. Unas sesiones con el psicólogo del colegio, un aviso a los padres de los acosadores, en el mejor de los casos, y un encuentro entre acosado y sus torturadores “para hacer las paces”, en el peor de los casos. “Estamos ante un delito y hay que tratarlo como tal -continúa la responsable de Participación Ciudadana-. Muchas veces, el asunto acaba con el menor acosado siendo víctima por segunda vez, porque se le saca del colegio, se le penaliza”.

Los agentes de Participación Ciudadana ponen un especial empeño en empatizar con los menores y en convencer a los responsables de los colegios de que lo que ocurre en sus centros es un delito y no “cosas de chavales”. “Los colegios han empezado a colaborar, aunque cuesta mucho, especialmente en los centros privados y concertados. Cuando conocemos un caso, avisamos a los padres de la víctima y al colegio, e incluso los acompañamos a que presenten la denuncia”. El objetivo es romper eso que los especialistas llaman el triángulo del acoso: víctima, acosadores y espectadores, muchas veces convertidos en cómplices.

“Cuando hablamos a los niños –dice una agente que ha participado en muchos de estos encuentros– intentamos que se den cuenta de lo que ocurre, de lo que está pasando a su lado, en su misma clase”. Y cuando los agentes se dirigen a los profesores, intentan que los casos de acoso no se traten por el método tradicional, es decir, con un toque o una llamada de atención a los padres de los acosadores, que les permite a estos borrar las pruebas de sus fechorías, sobre todo cuando se trata de ciberbullying.


Graves trastornos: anorexia, bulimia...


Tres de cada cuatro casos de acoso se producen en esos infinitos patios virtuales que son las redes y los programas de mensajería instantánea, como whatsapp, la mayoría de las veces sin que los padres sepan absolutamente nada de lo que está ocurriendo. La cifra que da una responsable de Participación Ciudadana asusta y da que pensar: “Un 80 por ciento de los padres no saben que sus hijos tienen perfiles en redes sociales”. El acoso digital es de 24 horas al día, despiadado y de consecuencias terribles: “Conocemos muchos casos de chicos y chicas con trastornos graves, como anorexia o bulimia, provocados por este acoso en las redes”. La crueldad que se comete con el anonimato que dan el teléfono o el ordenador no tiene límites: “Hasta a algún chaval que acabó hospitalizado le seguían acosando a través de whatsapp”.

Los agentes de Participación Ciudadana quieren que el acoso salga de la oscuridad, que se convierta en un delito que se investigue con la misma metodología que otros delitos, aunque la terrible realidad es que muchos de los autores de estas refinadas torturas no alcanzan la barrera de los 14 años, edad a partir de la cual se tiene responsabilidad penal, y salen absolutamente impunes. Así ocurrió con una de las niñas que indujo a que Carla se lanzase por un acantilado en Gijón, harta del acoso y del silencio cómplice del colegio en el que estudiaba. 

domingo, 1 de febrero de 2015

LOS ÚLTIMOS ESPAÑOLES DE MAUTHAUSEN

'Los últimos españoles de Mauthausen', un libro del periodista español Carlos Hernández, cita documentos inéditos sobre la colaboración entre Franco y Hitler en la deportación de más de 9.000 españoles a campos de concentración..


LAS REINVINDICACIONES DEL 'BLACK POWER'

Tras numerosas protestas en ciudades como Ferguson, los debates sobre desigualdad racial han vuelto a EEUU con fuerza. Los asesinatos y los datos sobre discriminación, criminalidad o pobreza que rodean a la población negra solo avivan la llama. ¿Qué ha cambiado desde los años sesenta?..



Por Alicia Ibarra

Ferguson, Misuri, 9 de agosto de 2014. Esta es la fecha en la que el joven afroamericano Michael Brown fue disparado por un policía blanco, pese a estar desarmado. Ese fue el momento en el que EEUU revivió manifestaciones del Black Power, tanto pacíficas como violentas. Vistas por televisión recordaban a las protagonizadas décadas antes (en los sesenta y setenta) por los jóvenes del 'poder negro', con eslóganes como: "No a la brutalidad policial", "No a la discriminación racial" o "Justicia". Y es que el policía que disparó a Brown, Darren Wilson, sigue libre y no afrontará ningún proceso judicial.
Estas protestas no han sido las únicas en EEUU, un país que sigue marcado por su pasado esclavista. Se trata de una especie de problema social de fondo, oculto por la vorágine del día a día, que despierta cada cierto tiempo. Así, en 1992 un caso parecido al de Ferguson sacó a cientos de personas a la calle en Los Ángeles. Quizás las heridas aún no estén cicatrizadas del todo y los sentimientos de culpa o de rechazo hacia los negros sigan presentes. Películas como 'Doce años de esclavitud' o 'El mayordomo' hablan con controversia sobre la cultura estadounidense y su historia.

Represión policial y pobreza


«Las fotografías de Ferguson pueden recordar hechos pasados, la diferencia es que ahora son sucesos aislados y antes eran cotidianos», explica José Manuel Roca, doctor en Ciencias de la Información, diplomado en Estudios Avanzados de Ciencias Políticas y profesor de Comunicación Política y Sociología en la Universidad Complutense de Madrid. Actualmente, aunque la realidad es muy distinta tanto a nivel legal como en el reconocimiento de derechos y libertades, algunos expertos advierten que aunque se hayan abolido leyes de contenido racista no implica que las actitudes racistas hayan desaparecido de la sociedad.
«La situación ha cambiado desde los años dorados del Black Power hasta la actualidad, ahora hay visibilidad de los afroamericanos en todos los niveles de la sociedad», señala José Manuel Roca. No obstante, eso no implica que no haya aún cosas por mejorar: Si Ferguson no fuera una ciudad con población mayoritariamente negra que roza el umbral de la pobreza quizás los disturbios no se habrían producido. Así, el profesor de Sociología explica que «la razón de la violencia que había durante los años sesenta y setenta por parte de la Black Panther Party (BPP) no era solo consecuencia de la violencia estructural de la sociedad estadounidense, sino de la represión policial en los barrios negros». 


Datos que reflejan el problema


En muchos casos se puede comprobar que las desigualdades raciales lejos de haber desaparecido desde el nacimiento del Black Power, han empeorado. A través de los datos de Bureau Of Labor Statistics (que engloban a toda la población de EEUU) se observa que hay el doble de personas afroamericanas en desempleo respecto a los blancos en 2013, diferencia porcentual que ya existía en la década de los setenta. El mismo organismo estatal dice que la tasa de encarcelamiento era seis veces superior en el caso de los negros frente a los blancos en 2010. Todo ello se une el abismo económico que había y que hay entre ambos sectores de población: casi 24 mil dólares anuales de diferencia, según datos de 2012.
Con estos indicadores se puede deducir que la pobreza, la marginación en los guetos y la falta de formación hacen que muchos jóvenes vean su futuro atado a una realidad que no desean, tal y como demuestran series como The Wire o Treme. Sin una fuerte inversión del Estado en los grandes núcleos de población negra de ciudades como Baltimore, Detroit, Chicago o Nueva Orleans el cambio parece casi imposible.


La falta de líderes


Frente a estas aparentes desigualdades, muchos ciudadanos se han organizado y han creado asociaciones como Hands Up United o The Lost Voices, que han intervenido en las protestas de Ferguson. «El problema no solo está en los líderes, sino en que falta un movimiento con la potencia que tuvo el de aquellos años», incide José Manuel Roca. Algunos analistas políticos y sociólogos creen que se trata de una falta de líderes como Martin Luther King, Angela Davis o Malcolm X, mientras que otros piensan que es más un problema de la sociedad y de los cambios que ha habido en la forma de luchar por los derechos.
Quizás también falten movimientos sociales y culturales que había antes y que acompañaban a los políticos. El documental 'The Black Power Mixtape 1967-1975', creado a partir de cintas y grabaciones que habían estado ocultas durante décadas en una cadena de televisión sueca, muestra la importancia no solo de los líderes, sino de las asociaciones que había detrás. También artistas, pintores del llamado 'black art', cantantes de soul o eslóganes como "Lo negro es bello" fueron muy relevantes.


Un afroamericano en la Casa Blanca


«Tras el fracaso de Jesse Jackson, Obama despertó grandes esperanzas entre la población negra de EEUU, pero también dentro de los sectores más progresistas de los votantes blancos», señala el diplomado en Ciencias Políticas. «Sin embargo, Obama no se ha distinguido por tener una política claramente definida por el color de la piel (como muchos esperaban), sino por actuar a favor de los que menos tienen», aclara. Aunque si analizamos las cifras, son mayoritariamente negros e hispanos los que viven en la pobreza, viendo cómo las grandes promesas de la reforma sanitaria, la legalización de inmigrantes o la subida del salario mínimo se han encontrado con grandes impedimentos para salir adelante.
De nada sirve una revolución televisada si no hay una social detrás, como da a entender Gil Scott-Heron en la canción estrella del movimiento negro: 'The Revolution Will Not Be Televised'. En parte lleva razón. Oprah Winfrey es una especie de diosa en los medios de comunicación, Beyoncé ha sido declarada la mujer más influyente del mundo y hay un afroamericano sentado en el Despacho Oval. Pero, ¿de qué sirve esa visibilidad si los problemas reales siguen sin haberse solucionado?.