viernes, 23 de mayo de 2014

ENGANCHADOS A LAS REDES

En los últimos años con la aparición de las redes sociales y los nuevos dispositivos móviles, así como la popularización de Internet- que este sábado celebra su Día Mundial-, la forma de comunicarse ha cambiado, creando nuevas necesidades que, en muchos casos, rozan ya la adicción.

Cada vez más aparecen personas que sufren fomo, tienen whatsappitis, se ven afectados por nomofobia, phubbing o vibranxiety, o están enganchados a las redes sociales. Según la psicóloga Amaya Terrón, las nuevas aplicaciones y tecnologías que se usan a través de la red hacen que si no se les da un buen uso, aparezcan estas nuevas enfermedades que todo apunta ya son fenómenos de este siglo...




Si para los adultos estar enganchado a Internet es peligroso, esto adquiere mayor relevancia cuando hablamos de menores. "Una sobreestimulación del menor a Internet puede suponer una sobrecarga al sistema nervioso central que se puede manifestar en forma de intranquilidad, nerviosismo e irritabilidad, un uso excesivo puede acarrear consecuencias en su esfera social", advierte.

A la larga, esta situación puede terminar provocando en el niño un aislamiento con sus coetáneos, así como un retraso en el desarrollo de sus habilidades sociales, "además se pueden crear malos hábitos a la hora de dormir", alerta. Para evitarlo, recomienda a los padres estar atentos, controlar a lo que juegan nuestros pequeños, así como jugar con ellos y controlar el contenido y calidad del uso de Internet.

LAS NUEVAS ADICCIONES

En los últimos meses los médicos han empezado a dar la voz de alarma, advirtiendo de la aparición de nuevas adicciones u obsesiones que no siempre afecta a personas con rasgos introvertidos. Asimismo, los diferentes 'enganches' con las nuevas tecnologías no siempre afectan exclusivamente al ámbito psicológico, las hay que también pueden provocar daños físicos.

Además, con el uso indebido de las apps se corre el riesgo de aislarse socialmente, "no es extraño caminar por la calle y darnos cuenta de cómo las personas se olvidan de lo que ocurre a su alrededor mientras están concentrados en sus teléfonos móviles. Choques con personas, atropellos, faltas de atención y tropiezos son algunas de las consecuencias más comunes", apunta Terrón.

1. 'Fomo' o la obsesión por perderse algo

Una de los nuevos trastornos del que últimamente más están alertando los psicólogos es el FOMO (Fear of Missing Out) o la obsesión por perderse algo de lo que está sucediendo en la red. La personas que lo sufren siente miedo o temor a estar desconectado de su vida virtual, lo que le lleva a tener ansiedad y la idea recurrente de estar perdiéndose algo.

Entre los síntomas de alarma: sentirse desplazado o con ansiedad en caso de olvidarse el smartphone en casa; comprobar Facebook cada cierto tiempo; no pasar más de cinco minutos desde que se encuentra un aviso de actividad y se revisa; no poder salir de vacaciones sin asegurarse de que va a haber wifi en el lugar de destino; o pensar que no recibir "me gustas" es un síntoma de que algo no va bien con las amistades.

Asimismo, debe preocupar tener una vida social virtual más rica que en persona; pasar más horas navegando por redes sociales, buscando reforzadores y viendo los eventos externos que hablando con familiares y amigos; o mirar las alertas nada más levantarse y lo último antes de acostarse.

Para evitar esta adicción, la psicóloga , recomienda "desconectar Internet durante la noche, durante las comidas, desayunos, cenas y más si estamos acompañados, debemos intentar pasar más tiempo conectados realmente que virtualmente".

2. La 'whatsappitis' o ser adictos al Whatsapp

Otra de las nuevas adicciones tiene que ver con el Whatsapp, los médicos ya alertan de casos de personas con dolor en las falanges y muñecas (tendinitis) por un uso abusivo de esta app; dolencia que ya se ha bautizado con el nombre de 'whatsapitis'. Para evitarlo, los médicos aconsejan un uso responsable, una escritura más relajada y corregir la postura mientras escribimos.

"Sufrir ansiedad por olvidar el móvil en casa y no estar 'conectado', pasar varias horas conectado a whatsapp, evitar el contacto personal, referir siempre a whatsapp sea cual sea el contenido de la conversación y escuchar las alertas de whatsapp sin que se haya recibido ningún mensaje son claros signos de lo que recientemente se acuña con el término whatsapitis", explica la psicóloga.

3. Nomofobia o ansiedad por la ausencia de movil

En este caso, el trastorno se refiere al cuadro clínico que se produce cuando una persona siente ansiedad o angustia ante la ausencia de teléfono móvil, es decir, al olvido, pérdida o sustracción de este. De la misma forma se produce nomofobia cuando nos sentimos excluidos del grupo en el caso de no estar conectados mediante nuestros dispositivos.

4. Phubbing o utilización enfermiza del smartphone

Cada vez es más común ver a personas sentadas en la misma mesa a comer y sólo hacer caso al móvil, aquí se podría decir que sufren Phubbing. Esta adicción se refiere a aquellas situaciones sociales donde el protagonista no son ni las reuniones ni la compañía humana, sino la utilización cuasi enfermiza de comunicarse mediante smartphones.

 "Todos hemos sido conscientes de reuniones sociales donde cada miembro estaba atento a su móvil y no a los participantes de la cena o comida. En cierto modo podemos interpretar esta práctica como una falta de consideración con la persona o personas que tenemos en frente", destaca.

5. Vibranxiaety o vibración fantasma

"¿Alguna vez has ido corriendo a ver tu smartphone cuando has oído una alerta y resulta que no había nada? ¿Alguna vez has creído que el móvil vibraba, comprobando después que no lo hacía?", pregunta la experta para referirse a la obsesión o dependencia por el sonido o vibración del móvil. Estos son los efectos colaterales de una obsesión que nos conectan inmediatamente con la sensación de llamada.

6. Enganchados a las redes sociales

El uso de las redes sociales también puede traer consigo consecuencias nefastas si no se les da el uso adecuado, incluso pueden crear adicciones importantes. "Las redes sociales son una gran adición ya para muchas personas", asegura Terrón, quien destaca que el principal problema es el aislamiento social.

"Cuando utilizamos redes sociales de manera saludable no tendrían por qué crear aislamiento social si no lo hay previamente, de hecho, bien utilizadas fomentan el acercamiento a tus amigos e incluso creación de nuevos. Cuando el uso de las redes suple la faceta y el contacto social se pone de manifiesto un problema previo. En estos casos las redes sociales funcionan a modo sustitutivo, dejando en evidencia el problema subyacente", añade.

"Las personas que constantemente comentan estados ajenos o propios, ponen frases o citas suelen tener una alta motivación por aparecer, por ser atendidas por tener un impacto en los demás, buscan la atención principalmente. Suele ser uno de los síntomas de estar enganchado/a a las redes sociales", explica.

Cinco reglas para un buen uso

¿Cómo podemos saber si estamos enganchados? Según la psicóloga, "en el momento que sentimos ansiedad o cierto grado de nerviosismo cuando no tenemos o prevemos que no vamos a tener acceso a ellas podemos decir que estamos enganchados". Para evitarlo, da cinco de las premisas fundamentales para utilizar correctamente las redes sociales y hacer un uso responsable y positivo de las mismas:

- Mantener el contacto con amigos y recuperar a viejos amigos.
- No utilizar los medios como fuente de venganza y de provocación de daños.
- No difundir habladurías malintencionadas ni imágenes de otras personas sin consentimiento.
- No apoyar sentencias ni jactarse de venganzas por estos medios. No basar tus opiniones y juicios a través de ellas.
- Respeto y diversión serían el resumen de las cinco.

DIVISIÓN 250

Estamos ante una obra que recoge la historia de la 250º División de la Werchmatch, la División Azul, de forma novelada. Resumir en un único libro la historia de los divisionarios españoles en el frente del Este puede resultar dificil y por obligación, ha de ser de forma resumida, pero dudo mucho que haya un libro que la exponga con la fuerza y la tensión que un veterano de la División, Tomás Salvador, nos transmite en esta obra...



Más allá de los datos técnicos, estadísticos y oficiales, lo que más me gustaría resaltar del libro es el valor humano, el valor de la camaradería dentro de la División, tanto de los veteranos meses después de estar en el frente como de los nuevos reemplazos que van llegando. La permanente situación “especial” de los españoles allá por donde van, admirados por su valor y su entrega en la lucha por los alemanes e incluso por los propios rusos al ver como tratan a a los prisioneros o como esquivan cualquier tipo de acción contra la población civil.

La acción comienza desde la creación de la División. Como se recorren en tren toda España y luego pasan por toda la Europa ocupada para llegar a Alemania para su adiestramiento. Ya, nada más cruzar la frontera los cambios se hacen notar, el tren al que se suben en Francia para ellos es de lujo comparado con los que hay en España, y no digamos cuando llegan al cuartel de la Werhmacht donde les entregan todo el material Alemán; hasta piensan que es demasiado y que les sobran cosas, que hay elementos del material que no van a tener que usar, aunque luego se demuestre que todo era necesario, y más en Rusia. Cabe destacar que no hacen nada por conocer y hablar el Alemán, eso sí, para relacionarse con las lugareñas germanas se las ingenian para que les entiendan sin problemas.

El ímpetu por entrar en acción y los efectos de la guerra hacen que sean trasladados al frente antes de lo previsto. Los alemanes siempre los agasajan por donde van y los van recibiendo como a unos aliados especiales. Tanto es así, que en los ranchos que les dan a los divisionarios siempre hay algo distinto al del resto de la tropa alemana, algo que siempre mantenga el recuerdo vivo de España. Y es que esto es una constante, estén donde estén, el recuerdo y la añoranza hacia España es constante y diaria.

Aunque la idea principal es que iba a ser una división motorizada, y para ello se habían reclutado muchos conductores y mecánicos, luego se quedó en una división a tracción a sangre, es decir, sin tanques ni transportes, eso sí, con muchos caballos. Son enviados al cerco de Leningrado y porfín comienza la acción, la primera impresión; el intenso frío.

Todos los personajes que aparecen en el libro son inventados pero todos los hechos narrados son absolutamente reales. Tantos recuerdos, tantos conocidos y el año de edición del libro, 1954, obligó a Tomás Salvador a no dar nombres reales, unas veces por ser imposible el acordarse de quién hico esto o aquello y otras por preservar la intimidad de los protagonistas.

Los españoles se ganan un hueco y una fama por su forma de desarrollarse en el frente. Ya no solo en las ofensivas, sino también en la forma de defender, de establecer los cercos y defensas, las trincheras. Todo con sustanciales variaciones sobre la forma de proceder alemana, hay que decir que las líneas hispanas en muy contadas ocasiones fueron rebasadas por los rusos y si estos llegaban a colarse duraban poco hasta que eran eliminados. Todo esto hizo que los alemanes mirasen a los españoles con auténtica admiración, tal era así que los mandos alemanes pedían a toda costa que no se retrasasen o llevasen a los españoles de sus zonas ya que el tenerlos allí mantenía la moral de la tropa alemana alta. Estaban muy valorados los zapadores y los artilleros, estos últimos con una precisión y cadencia de tiro superior a los alemanes. Los fusileros con ametralladoras eran muy valorados también, los alemanes, (y los rusos), se quedaban perplejos al ver lo que los españoles eran capaces de hacer con las ametralladoras.

El libro, como ya he comentado, habla del día a día y a veces se centra  en otro plano distinto al de las batallas, fechas o cifras; el plano humano. El plano de los hombres que no dejaban nunca atrás a ningún compañero, de los hombres que siempre pedían las misiones y las zonas del frente más conflictivas, de los hombres que bebían y fumaban como cosacos y cuyos oficiales y suboficiales eran los que más morían de la División, siempre por el ímpetu de hacer méritos en acciones de guerra. En general, fue una División muy condecorada.

El libro recoge multitud de situaciones y de vivencias, de emociones y de acción. Tenemos hasta alguna historia de amor incluída. Al final, cuando la División se repatrió, se quedó un grupo que se llamó La Legión, eran un grupo de soldados cuyo lema fue: Sin idea de relevo y a extinguir en el frente , creo que poco más hay que añadir de lo que ocurrió con estos soldados que se negaron a volver.

Tomás Salvador
Edición de 1954.

sábado, 10 de mayo de 2014

BATALLÓN ABRAHAM LINCOLN

El Batallón Abraham Lincoln, a veces erróneamente llamado Brigada Abraham Lincoln, fue una organización de voluntarios provenientes de Estados Unidos que integraron unidades de las Brigadas Internacionales en apoyo de la Segunda República Española durante la Guerra Civil. Por extensión se denominó Brigada Lincoln a todas las fuerzas provenientes de Estados Unidos integradas en la XV Brigada. La mayoría de sus componentes eran miembros del Partido Comunista de los Estados Unidos o afiliados a otras organizaciones obreras de inspiración socialista.


A diferencia de otros brigadistas, cuyo «cuartel general» se estableció en Albacete, los norteamericanos se concentraron a partir de 1936 en Figueras (Gerona) continuando su instrucción con el resto de los brigadistas de otras naciones en Albacete y quedando acuartelados en Tarazona de la Mancha y Villanueva de la Jara. En los comienzos su instrucción militar fue pobre e improvisada y, con comandantes como Robert Hale Merriman y Oliver Law, adolecieron de una falta de liderazgo militarmente competente hasta que Steve Nelson se hizo cargo de la unidad. En febrero de 1937 contaba con 450 miembros, llegando al final de la contienda a 2.500 aproximadamente.

Durante la guerra, la Brigada Lincoln participó en la Batalla del Jarama, defendiendo las comunicaciones entre Valencia y Madrid. También estuvieron presentes en las batallas de Brunete, Belchite y Teruel. En España el Batallón Lincoln fue apreciado como uno más, pero en Estados Unidos fue considerado como un símbolo romántico de la lucha contra la desigualdad y la opresión fascista, y catalizó buena parte de la campaña a favor de la participación de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial.

No obstante, al final de la guerra civil fueron acusados de «simpatizantes de la Unión Soviética» y, durante la Caza de Brujas tras la Segunda Guerra Mundial en la que se persiguió a cualquier sospechoso de ser simpatizante del marxismo, fueron considerados un «peligro» para la seguridad nacional por parte del gobierno estadounidense.

PENSAD, MALDITOS !!

A principios del siglo pasado, las cualidades de pensador y líder político estaban tan íntimamente ligadas como el rojo a la sangre. Todos conocían a Bakunin o Marx, a pesar de la epidemia de analfabetismo que asolaba a la mayoría de la población europea. Un solo artículo de Ortega, Delenda est Monarchia, bastó para instaurar la república en las conciencias de los ciudadanos españoles de 1931.



El divorcio de la intelectualidad con el poder político se produjo tras la segunda guerra mundial. Las utopías de uno y otro bando fueron acusadas del genocidio, y condenadas al destierro de los escaños parlamentarios. El poder fáctico impuso el Estado de bienestar como modelo consensuado de capitalismo encubierto: los ricos renunciarían a una parte de su dinero a cambio de que los pobres renunciaran a una parte de sus sueños. Pensar y gobernar fueron declarados verbos políticamente incompatibles, irregulares e intransitivos. Y así nos ha ido.

La sociedad contemporánea se creyó que la libertad consistía en elegir entre 22 canales de televisión; que no existía más historia que la vivida; que la felicidad se conquista con tarjetas de crédito; o que la democracia se ejercita cada cuatro años coincidiendo con los mundiales de fútbol. Se vive bien así. Ignorando. El de ignorante es un nuevo estado civil que ostentan todos aquellos que no quieren conocer pero que actúan como si conocieran. Se ha complicado tanto nuestro entorno vital que bastante tienen con salvarse del analfabetismo funcional más burdo. Eso explica porqué los ciudadanos informados del siglo XXI, a diferencia de los trabajadores analfabetos de los siglos XIX y XX, ignoran por completo el nombre de sus intelectuales.

Hace unos años, Harold Pinter despotricó contra el imperialismo yanki en la ceremonia de los Nobel. El periodismo no alineado aplaudió su actitud y el discurso de este enfermo terminal de cáncer. Como la mayoría de los analfabetos políticos del planeta, coincidimos con él en bestializar a Bush. La diferencia estriba en que Pinter conoce y explica científicamente las razones. Las suyas, por supuesto. En el video que se proyectó al recoger el premio, Pinter cuestionó con argumentos sociopolíticos la “teoría del consentimiento”, elaborada por la doctrina liberal yanki para justificar sus invasiones militares y económicas tras el desastre de Vietnam. ¿Cuántos ciudadanos de a pie sabrían explicar en qué consiste esa teoría? Voy más lejos: ¿Cuántos conocían a Pinter antes de darle el Nobel? ¿Y a Petras, Chomski, Petitt, Bobbio, Magris o Sami Naïr?

No digo que no se conozcan en absoluto. Me limito a afirmar categóricamente que la sociedad actual vive de espaldas a las nuevas fórmulas democráticas que aquellos defienden. Y por eso declaro a esta sociedad más reaccionaria, analfabeta, insolidaria y cobarde que la de sus padres y abuelos. Ni siquiera me apetece criticar la bajura intelectual de nuestros gobernantes, sino la apatía política de la mayoría de sus gobernados. No les pido que empuñen una bandera o un arma. Les ruego que empuñen un libro. O que piensen, joder, que piensen.

miércoles, 7 de mayo de 2014

LOS MERCENARIOS DE LAS OAS: BREVE PASEO POR LAS CLOACAS DEL MINISTERIO DEL INTERIOR

Hasta hace muy poco tiempo, en España jamás se había publicado una investigación sobre la OAS, a pesar de que se trata de un grupo terrorista creado el 10 de febrero de 1961 en el piso 12 de las Torres de Madrid, en el hotel Princesa de la Plaza de España de la capital. Para preparar la reunión el general Raoul Salan visitó al primer secretario de la embajada española en París el 13 de octubre de 1960, quien le aseguró un apoyo total del franquismo. El 31 de octubre Salan se trasladó a España y se entrevistó con el nazi y antiguo ministro franquista Serrano Suñer en Madrid el 7 de noviembre..



FRANQUISMO Y TRABAJO ESCLAVO : UNA DEUDA PENDIENTE

Uno de los elementos que caracterizan al régimen de los vencedores en 1939 es el uso masivo y duradero del trabajo esclavo. Se utilizó donde la sublevación triunfó en el verano de 1936, se convirtió en instrumento central de su política penitenciaria y, avanzados los años sesenta, casi treinta años después, continuaba practicándolo. No se trataba sólo de un recurso económico sino también de una forma más, añadida a la eliminación física y el internamiento, de la reeducación de los “rojos”. El golpe de Estado tuvo como objetivo básico terminar con cualquier posibilidad de cambio social. Aunque fuera a costa de la destrucción del orden constitucional vigente y de las tímidas reformas de los gobiernos republicanos. Reformistas o revolucionarios, todos, eran considerados una horda de asesinos y forajidos. Hoy día, tras más de treinta años de régimen democrático, continúa siendo una de las expresiones del “atado y bien atado” deseado por el dictador..



domingo, 4 de mayo de 2014

CORRUPCIÓN Y ABUSO DENTRO DE LAS FUERZAS ARMADAS

“Un paso al frente”, la obra escrita por un teniente del Ejército de Tierra en activo, de próxima aparición, cuestiona los privilegios de la cadena de mandos y denuncia la indefensión que sufren suboficiales y tropa. Ahora teme ser represaliado.

El autor de "Un paso al frente", el teniente del Ejército de Tierra Luis Gonzalo Segura, de 37 años y destinado en Trasmisiones, teme sufrir represalias por la publicación de su libro. De hecho, incluso valoró la posibilidad de sacarlo a la luz bajo un pseudónimo...



Un oficial, un suboficial y un soldado

“Ha sido el mayor reto de mi vida, porque jamás había escrito nada más allá de cualquier estúpido formulario”, asegura el teniente Gonzalo Segura, que ha dedicado año y medio a redactar esta novela. Lo ha hecho en su tiempo libre, y sin informar a sus superiores, consciente de que, si lo hubiera hecho, podrían haber intentado boicotear el proyecto.

La historia del libro gira en torno a tres militares –un oficial, un suboficial y un soldado- que se conocen durante su estancia en un centro de instrucción. Posteriormente vuelven a encontrarse destinados en Afganistán, un país donde sirvió temporalmente el autor.

Crítica a las “castas” de oficiales

El relato, según indica Gonzalo Segura, está plagado de hechos y situaciones reales, que él ha visto y vivido en sus años de servicio, y que ponen en cuestión el actual modelo y funcionamiento de las Fuerzas Armadas.

Hace hincapié especialmente en el “doble rasero” que se aplica a militares de tropa (“expulsados a los 45 años”) y suboficiales ("se les niegan los ascensos”), contrapuesto a lo que ocurre con lo que denomina “castas” de oficiales.

El centro principal de la crítica es este último colectivo: las “corruptelas y privilegios” que, según detalla en ‘Un paso al frente’, practican oficiales de los tres Ejércitos. Principalmente aquellos que tienen capacidad de decisión en materias como la compra de combustible, de comida o de equipos y armamento.

Lotería de condecoraciones

Dedica un apartado a los “privilegios” que tienen los altos mandos, como el acceso exclusivo a clubs e instalaciones deportivas militares.

También las condecoraciones-‘lotería’, distinciones que se reparten a aquellos que no hacen “demasiado ruido, aunque nunca hayan pisado un escenario de guerra”. Y las indemnizaciones de 60.000 euros que reciben los tenientes coroneles por no ascender a coronel, junto con las dietas y comisiones de servicio que reciben mientras “a la tropa se le reduce el salario”.

Denuncia también los denominados IPECs, los informes de evaluación que elaboran los mandos sobre el personal de tropa, y de los que dependen sus posibilidades de ascenso. Se utilizan, denuncia, como un castigo contra aquellos que no sigan la línea que marque su superior.

Coroneles al mando de piscinas

Las Fuerzas Armadas que describe están “condicionadas de cara al futuro” por la bicefalia: “52.000 cuadros de mando para 78.000 integrantes de tropa. Hay 205 generales para 10 brigadas, y coroneles en España que están al mando de piscinas militares…” asegura el autor.

La historia, según ha sabido ECD, ha llamado la atención del televisivo Jordi Évole, conductor del programa ‘Salvados’, aunque su participación en el espacio de laSexta aún no se ha cerrado.

"Un paso al frente" será presentado el próximo 21 de abril en Madrid, en la librería Enclave de Libros, y en Zaragoza los días 22 y 23 de abril.

"Es muy probable que me expulsen"

“Es muy probable que sea expulsado del Ejército”, asegura a El Confidencial Digital, el teniente Gonzalo Segura, que añade que no le preocupa perder su sueldo pese a ser consciente de que eso repercutirá gravemente en su estabilidad económica. “Que pase lo que tenga que pasar”, dice.

Este oficial, que no tiene ni una mancha en su expediente tras 12 años de servicio, es consciente de que se le ha abierto una investigación para determinar posibles sanciones. Desde una multa económica a arresto, hasta incluso la expulsión de las Fuerzas Armadas, ya que, según recoge el Régimen Disciplinario militar, cualquier crítica sobre el funcionamiento interno difundida de forma pública es considerada falta grave.

EL DERECHO A PROTESTAR PELIGRA EN ESPAÑA, ALERTA AMNISTÍA INTERNACIONAL

El inicio de la crisis en España en 2008 trajo consigo la imposición de medidas de austeridad que desembocaron en una oleada de protestas. La respuesta del Gobierno a las protestas ha sido, en gran parte, represiva: abuso de las sanciones administrativas impuestas a los manifestantes y uso excesivo de la fuerza que la policía ha empleado contra ellos.

De ese modo, el Estado español en vez de cumplir con las obligaciones contraídas en tratados internacionales y salvaguardar el derecho a la libertad de reunión, expresión y asociación, ha optado por presentar propuestas legislativas que ampliarían el ámbito para sancionar a quienes organizan manifestaciones y participan en ellas...




Manuel Bustamante, de 20 años, recibió un fuerte golpe en la cabeza durante las cargas policiales del 25 de septiembre de 2012 en Madrid. “Cuando caí varios agentes me patearon por todo el cuerpo. Me cubrí la cabeza y les pedí que parasen”. En la comisaria de Moratalaz comenzó a sentirse mareado y con náuseas. Lejos de ofrecerle asistencia médica, los agentes le increparon por sus quejas, no permitiéndole ni tan siquiera ir al baño. No recuerda el momento en el que perdió el conocimiento, solo que al despertar se encontraba en el hospital Gregorio Marañón. El médico le diagnosticó traumatismo cráneo-encefálico. Manuel está acusado de cargos penales por agresión a un agente y alteración del orden. Su causa aún sigue pendiente.

María (nombre ficticio), estudiante de 21 años, iba con unos amigos a coger su coche para volver a casa tras su participación en la “Marcha Ciudadana” del 23 de febrero de 2013 en Madrid, cuando se encontraron con gente que corría huyendo de las cargas policiales. Se asustaron y echaron a correr. “Un antidisturbio me acorraló contra la puerta del restaurante y me presionó el cuello contra su brazo mientras me gritaba: asquerosa, que te he visto tirar piedras, a pocos centímetros de mi cara”. En Moratalaz permaneció un largo rato de pie frente a una pared. “Ya no podía ver, hice un esfuerzo, me di la vuelta, apoyé la cabeza en la pared, miré al policía y le dije: me voy a caer, a lo que me contestó: ¿qué quieres? ¿agua o sexo?”.

Foto: Javier Bauluz

El uso abusivo de la fuerza que ejerce la policía al practicar las detenciones y el trato violento y humillante recibido por parte de algunos manifestantes bajo custodia policial es muy preocupante, al igual que la falta de investigación exhaustiva e imparcial sobre los hechos.

En 2013, el Gobierno inició un procedimiento para reformar el Código Penal e introducir un anteproyecto de Ley Orgánica para la Protección de la Seguridad Ciudadana. Ambos textos afectan directamente al derecho de reunión pacífica en España.

Aunque el Gobierno justifica la reforma del Código Penal por “la necesidad de fortalecer la confianza en la administración de justicia”, este proyecto de ley no ha analizado adecuadamente el impacto sobre el sistema penal o penitenciario que pueden tener algunas de sus disposiciones, ni se justifica desde un punto de vista de necesitad pública. En una encuesta realizada en octubre de 2013 por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), órgano vinculado al Ministerio de la Presidencia, solo el 0,2 % de la población española expresó preocupación por el mantenimiento del orden público en España. Sin embargo, varias de las modificaciones propuestas tendrán como efecto ampliar el abanico de conductas punibles en el contexto de manifestaciones, incrementando la severidad de las penas que pueden imponerse y reduciendo las garantías procesales a disposición de los acusados.

La modificación de los artículos relativos a los delitos de atentado a la autoridad y desorden público en la reforma del Código Penal tipifican como una forma de desorden público ocupar instalaciones o establecimientos alterando su actividad normal, aunque no se produzcan actos de violencia. La nueva reforma considera además, que la resistencia pasiva a la autoridad pueda ser castigada de igual manera que una agresión y los desórdenes públicos tendrán penas más graves, de entre 1 y 6 años de prisión, si se producen en el contexto de manifestaciones y reuniones numerosas sin justificación alguna.

Asimismo, con esta reforma se crean nuevos delitos como el de difusión de mensajes o consignas, que pueden resultar de tal ambigüedad que se corre el riesgo de que la difusión de cualquier opinión o crítica se pueda convertir en un comportamiento punible, tal y como ya alertó el Comisario de Derechos Humanos del Consejo de Europa.

Foto: Javier Bauluz

Actualmente si en un acto público se produce una alteración leve del orden es considerado como falta, al igual que la falta de respeto a la autoridad o la desobediencia civil. El proyecto de ley elimina estas faltas del Código Penal y pretende transferirlas al anteproyecto de Ley sobre Protección de la Seguridad Ciudadana. Este traspaso significa que estarían sujetas a sanciones más severas. Además, en los procedimientos de la Ley de Seguridad Ciudadana se presume la veracidad de la declaración policial y corresponde a la persona que se enfrenta a la multa rebatirla.

Las reuniones o manifestaciones que no se hayan notificado y se celebren en “infraestructuras críticas” o sus cercanías (el anteproyecto de Ley de Protección de Seguridad Ciudadana no incluye una lista definida de cuáles son esos lugares) también se sancionarían como infracción grave, incluso aunque no alteren el orden público. Cuando las autoridades consideren que esas manifestaciones interfieren con el funcionamiento normal de esas infraestructuras críticas, la infracción se tratará como muy grave, y se sancionará con una multa que podría ascender a entre 30.000 y 600.000 euros.

El uso de imágenes de miembros de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado que atenten contra su honor, será castigado con 1.000 euros de sanción. Aunque el director general de la Policía ha manifestado que esta disposición propuesta va dirigida a los ciudadanos particulares más que a los medios de comunicación, el derecho a la libertad de expresión, que incluye el derecho a recibir y difundir información, no corresponde únicamente a los periodistas profesionales, sino a todas las personas y a veces se convierten en pruebas esenciales de cara a las investigaciones.

Un ejemplo de ello fueron las imágenes grabadas por TVE, determinantes para mostrar como Jorge, auxiliar de enfermería de un centro de salud de Madrid y miembro activo de la Marea Blanca, no intentó agredir al consejero de Sanidad durante un acto de protesta de apoyo de la sanidad pública el 25 de marzo de 2013, de lo que se había sido acusado. Debido a estas imágenes, la jueza de instrucción desestimó la acusación contra él. En este caso fue un medio de comunicación, pero una reciente sentencia del Juzgado de Instrucción número 11 de Madrid ha avalado que los ciudadanos puedan filmar a los policías durante sus actuaciones públicas y que éstos pierden sus garantías como agente de la autoridad cuando se extralimitan en sus funciones.

En lugar de presentar a los movimientos sociales que promueven muchas de las protestas actuales como una amenaza contra la sociedad y llevar a cabo propuestas legislativas que ampliarían el ámbito para sancionarlos, el Gobierno español debe garantizar que se respete su derecho a la libertad de reunión, expresión y asociación, derechos consagrados en tratados de derechos humanos de los que España es parte, y por lo tanto, tiene la obligación de respetar, proteger y garantizar.



MARCAS QUE UTILIZAN ESCLAVITUD LABORAL INFANTIL

Hanes LL Bean y Gymborree, utilizan el trabajo forzoso infantil en sus plantas de producción de algodón de Uzbekistán. Nike es la mayor compañía mundial de calzado deportivo, y posee 11 fábricas en Indonesia, que producen 55 millones de zapatos cada año (solo un par cada 50, se vende a los consumidores indonesios, la mayor parte se exporta a los Estados Unidos).



Las marcas agro-industriales como Monsanto, Cargill y Archer Daniels Midland participan igualmente de estas prácticas. Los pequeños agricultores de diferentes partes del mundo están obligados a comprar semillas de estos gigantes agroindustriales y revender sus productos a precios "insostenibles". Las personas que trabajan en explotaciones agrícolas que exportan productos como la piña, el caucho, el algodón, el cacao, el té y las flores abastecen las principales marcas de procesamiento de alimentos como Kraft, Nestlé y Dole. Estas empresas violan los derechos de los trabajadores en áreas como salarios, horas de trabajo, libertad sindical y la exposición a productos químicos peligrosos o tóxicos.

La empresa taiwanesa Foxconn, que emplea a 1,2 millones de personas sólo en China, incumple flagrantemente las leyes laborales y hasta arremete contra la dignidad de sus trabajadores, para producir aparatos electrónicos de la forma más rápida y barata posible. Compañías como Apple, Amazon, Dell, HewlettPackard, Nintendo, Nokia o Samsung se benefician de esa situación.

Hay niñas y adolescentes trabajando sin contrato, privadas de libertad y en condiciones insalubres durante más de 72 horas a la semana por un salario de 0,88 euros al día.

Ese es el sombrío escenario laboral de miles de jóvenes del estado de Tamil Nadu, al sur de la India, que son empleadas en condiciones de esclavitud por empresas textiles de aquel país que luego suministran sus productos a grandes firmas internacionales. Entre los gigantes mundiales de la moda que comercian con esa red de trabajo esclavo están Tommy Hilfiger, Timberland, H&M, Marks&Spencer, Diesel, Gap, C&A, El Corte Inglés, Inditex -propietaria de Zara- y Cortefiel. La marca de juguetes Mattel y la de Chiccorealizan la concesión de la producción de sus juguetes a las industrias chinas. En 1993 ardió otra fábrica que provocó la muerte de 84 personas.

La empresa estadounidense McDonald´s utiliza en China el trabajo de menores de 14 años. Por medio de una compañía china, City Toys McDonald´s fabrica muñecos de peluche, por muy poco dinero a la hora. El 20% de la plantilla, unos 400, son menores y duermen en una nave en camas sin colchón y carecen de dinero para adquirir el permiso de residencia.

Fuente: Solidaridad

jueves, 1 de mayo de 2014

REMINE : EL ÚLTIMO MOVIMIENTO OBRERO

La película asturiana “ReMine, el último movimiento obrero”, de Marcos Martínez Merino, ha obtenido la Mención Especial del Jurado en la sección Derechos Humanos de la 16 edición del BAFICI (Buenos Aires Festival Internacional de Cine Independiente).


El jurado, compuesto por tres cineastas de Brasil, Argentina y Colombia, ha tomado la decisión por unanimidad destacando la narrativa de la película frente a los otros 17 largometrajes de todo el mundo con los que competía. La competencia de “ReMine, el último movimiento obrero” en BAFICI ha supuesto también el estreno mundial de esta película documental sobre los mineros asturianos.

Las tres proyecciones de ReMine han terminado con una ovación unánime del público presente y el afecto de decenas de espectadores que esperaron al final de la película para abrazar y besar al director y la productora de la película en gratitud por enseñarles esta historia universal sobre la dignidad obrera. La producción asturiana ya ha sido invitada a competir, de momento, en otros cinco Festivales Internacionales de Cine en Europa y Latinoamérica. Estos días está compitiendo en la 32 edición del Festival Internacional Cinematográfico del Uruguay donde aspira al Premio Derechos Humanos junto a otros 8 largometrajes de todo el mundo.

Una mirada particular. Dirigida, fotografiada y coproducida por Marcos M. Merino, la película documenta en 101 minutos la agitada huelga de la minería en España durante el verano de 2012 para describir la cultura minera asturiana como último representante de un estilo de vida prácticamente extinguido en Europa.

Los mineros asturianos tienen más de un siglo de historia de organización sindical y obrera que ha sido determinante en la mejora de los derechos laborales y sociales en España. Protagonizaron la última revolución obrera europea en 1934, iniciaron la mayor huelga contra el franquismo…miles fueron asesinados y deportados, otros cientos tuvieron que huir y vivir en las montañas durante décadas para no ser ejecutados. Una lucha histórica que se desangra tras 30 años de nacionalización y reconversión industrial con más de 30.000 mineros jubilados anticipada y generosamente. Hoy apenas quedan 2.000 mineros en Asturias.

En 2012 el Gobierno de Rajoy decidió recortar las ayudas públicas a la minería por la peor crisis económica en España de los últimos 70 años. Los mineros iniciaron una huelga indefinida en la que emplearon los mismos métodos de lucha que sus antepasados: cortaron carreteras, se encerraron a 700 metros de profundidad durante 50 días, marcharon 500 kilómetros hasta Madrid, organizaron decenas de manifestaciones y desencadenaron una oleada de simpatía en todo el país. Cientos de miles de personas salieron a recibirlos a su llegada a Madrid. El supuesto anacronismo de un colectivo nacido en la Revolución Industrial había despertado a un país deprimido….Pero ya nada es cómo antes…ni siquiera los representantes del último movimiento obrero. 



LA REVOLUCIÓN LIBERTARIA

"De 1936 a 1939 tuvo lugar en España —escribe el autor— no sólo una guerra civil sino también una revolución social. Y fue mucho más que un corto verano de la anarquía, según dio a entender Hans Magnus Enzensberger con el poético título de su libro sobre España, en conjunto positivo para los anarquistas. Duró, lo mismo que la propia guerra, casi tres años largos, dramáticos y despiadados. Esta revolución, que en su hora conmovió y dividió hondamente al mundo, ha caído en gran medida en el olvido, a pesar de que sobre la Guerra Civil española se han publicado más libros que sobre la Segunda Guerra Mundial. Por lo que a mí respecta, no la he olvidado. Al contrario: cuánto más pasan los años, tanto más consciente soy de su singular trascendencia, y también, naturalmente, de su carácter trágico".



Heleno Saña nació en Barcelona en 1930 y reside desde 1959 en Alemania, país del que procede su esposa. Aparte de su copiosa labor como colaborador de numerosas publicaciones españolas y extranjeras, es autor de alrededor de 40 libros, más de un tercio en lengua alemana. Su obra como teórico social, filósofo e historiador abarca un amplio espectro temático, y su preocupación central ha sido la confrontación con todas las formas de opresión, alienación y deshumanización engendradas por las ideologías dominantes. O como escribía él mismo en uno de sus libros alemanes: "No me hice escritor para lustrar las botas de los poderosos". Como ha reconocido en general la crítica tanto española como alemana, la obra de Heleno Saña se distingue por su insobornable independencia, su amor a la verdad, su rigor intelectual, su claridad expositiva y la garra de su estilo, atributos presentes en este libro.

"La revolución libertaria" fue publicada en alemán en 2001 por la editorial Nautilus de Hamburgo. La edición en español lleva un apéndice no incluido en la edición alemana: "Filosofía del anarquismo español".

"En realidad, lo que se había producido en España no era sólo una guerra civil, sino el inicio de una revolución." George Orwell, Homenaje a Cataluña 
«En los campos de batalla y exterminio de la Guerra Civil española se luchó por última vez por la libertad, la solidaridad y la humanidad en sentido revolucionario: todavía hoy hay canciones que se cantaron para y en esta guerra, que, para la generación actual, es el único resplandor todavía vivo de una revolución posible.» Herbert Marcuse, 1968 
«El modelo de Heleno Saña es el del caballero español Don Quijote, que, en su opinión, no era ningún loco, sino un revolucionario que se irritaba contra el racionalismo utilitario de la burguesía.» Peter Grube, Die SEIT 
"Un ejemplo de revolución anarquista a gran escala —en realidad, el mejor ejemplo que conozco— es el de la Revolución española de 1936, durante la cual se implantó en la mayor parte de la España republicana una revolución anarquista sumamente ejemplar." Noam Chomsky, Sobre el anarquismo

"En 1936, el anarquismo puso realmente en marcha una revolución social y el proyecto más progresista de poder proletario que haya existido jamás." Guy Debord, La sociedad del espectáculo