REMINE : EL ÚLTIMO MOVIMIENTO OBRERO

La película asturiana “ReMine, el último movimiento obrero”, de Marcos Martínez Merino, ha obtenido la Mención Especial del Jurado en la sección Derechos Humanos de la 16 edición del BAFICI (Buenos Aires Festival Internacional de Cine Independiente).


El jurado, compuesto por tres cineastas de Brasil, Argentina y Colombia, ha tomado la decisión por unanimidad destacando la narrativa de la película frente a los otros 17 largometrajes de todo el mundo con los que competía. La competencia de “ReMine, el último movimiento obrero” en BAFICI ha supuesto también el estreno mundial de esta película documental sobre los mineros asturianos.

Las tres proyecciones de ReMine han terminado con una ovación unánime del público presente y el afecto de decenas de espectadores que esperaron al final de la película para abrazar y besar al director y la productora de la película en gratitud por enseñarles esta historia universal sobre la dignidad obrera. La producción asturiana ya ha sido invitada a competir, de momento, en otros cinco Festivales Internacionales de Cine en Europa y Latinoamérica. Estos días está compitiendo en la 32 edición del Festival Internacional Cinematográfico del Uruguay donde aspira al Premio Derechos Humanos junto a otros 8 largometrajes de todo el mundo.

Una mirada particular. Dirigida, fotografiada y coproducida por Marcos M. Merino, la película documenta en 101 minutos la agitada huelga de la minería en España durante el verano de 2012 para describir la cultura minera asturiana como último representante de un estilo de vida prácticamente extinguido en Europa.

Los mineros asturianos tienen más de un siglo de historia de organización sindical y obrera que ha sido determinante en la mejora de los derechos laborales y sociales en España. Protagonizaron la última revolución obrera europea en 1934, iniciaron la mayor huelga contra el franquismo…miles fueron asesinados y deportados, otros cientos tuvieron que huir y vivir en las montañas durante décadas para no ser ejecutados. Una lucha histórica que se desangra tras 30 años de nacionalización y reconversión industrial con más de 30.000 mineros jubilados anticipada y generosamente. Hoy apenas quedan 2.000 mineros en Asturias.

En 2012 el Gobierno de Rajoy decidió recortar las ayudas públicas a la minería por la peor crisis económica en España de los últimos 70 años. Los mineros iniciaron una huelga indefinida en la que emplearon los mismos métodos de lucha que sus antepasados: cortaron carreteras, se encerraron a 700 metros de profundidad durante 50 días, marcharon 500 kilómetros hasta Madrid, organizaron decenas de manifestaciones y desencadenaron una oleada de simpatía en todo el país. Cientos de miles de personas salieron a recibirlos a su llegada a Madrid. El supuesto anacronismo de un colectivo nacido en la Revolución Industrial había despertado a un país deprimido….Pero ya nada es cómo antes…ni siquiera los representantes del último movimiento obrero.