LOS ÚLTIMOS ESPAÑOLES DE MAUTHAUSEN

'Los últimos españoles de Mauthausen', un libro del periodista español Carlos Hernández, cita documentos inéditos sobre la colaboración entre Franco y Hitler en la deportación de más de 9.000 españoles a campos de concentración..





Además de la muerte de españoles antifascistas -la mitad de los cuales sobrevivieron a los campos de concentración nazis- el dictador español fue en parte responsable del asesinato de más de 50.000 judíos sefardíes (descendientes de los expulsados de la península Ibérica en la época medieval), informa el portal informativo Eldiario.es

Según documentos nunca publicados pero hallados en varios archivos y bibliotecas por el autor (que perdió su tío en el campo de concentración alemán de Mauthausen), el germen de esta historia se remonta al 31 de julio de 1938. Aquel día la policía franquista y la Gestapo, la policía secreta nazi, acordaron agilizar los procesos de extradición a Alemania de españoles que se habían asentado en Francia al término de la guerra civil española y el intercambio de información sobre sus enemigos comunes.

El escritor divide a los españoles extraditados a la Alemania nazi en tres grupos: los que sirvieron en las filas del Ejército francés en la Segunda Guerra Mundial, los miembros de la Resistencia francesa, y los hombres, mujeres y niños refugiados en la pequeña ciudad francesa de Angulema. 5.180 de ellos murieron, 330 figuran como desaparecidos y solo 3.800 sobrevivieron.


Los judíos sefardíes


La responsabilidad de Franco en el exterminio de estas 50.000 personas, según cuenta el autor, está en el deseo de no ayudar.  "Antes de que el Gobierno alemán pusiera en marcha la solución final [es decir, su exterminio total], aprobó un decreto por el que se permitía a sus aliados repatriar a sus judíos", cuenta el autor.

Pero en España se optó por una postura de indiferencia: la circular que se hizo llegar fue la de salvar exclusivamente a los judíos que pudieran demostrar su nacionalidad española, una condición muy difícil en ese momento para muchos.



 “Nunca se repetirá bastante que fueron deportados y exterminados por orden de Franco”


El periodista Carlos Hernández de Miguel (Madrid, 1969) es un hombre curtido en bastantes riesgos y no pocas batallas como corresponsal de guerra en Afganistán, Irak y otras zonas de conflicto. Él y otros compañeros sacaron a José Couso gravemente herido del hotel Palestina de Bagdad, donde fue alcanzado por el cañonazo de un carro de combate de los invasores estadounidenses, pero nada pudieron hacer ya para salvarle la vida. Ahora se ha ocupado de los republicanos españoles que fueron hechos prisioneros en Francia por las tropas alemanas y trasladados a los campos nazis de exterminio. Su labor de reportero le ha llevado a escribir un libro tan impresionante y apasionante como oportuno sobre los más de 9.000 republicanos españoles que sufrieron y la mayoría perdieron la vida en aquellos campos de la muerte.

Los últimos españoles de Mauthausen (Ediciones B) deja claro quienes fueron los culpables: el dictador Franco y su cuñado Serrano Suñer. Y denuncia el desprecio y el olvido por parte del Estado dizque democrático español. La iniciativa de Hernández no termina ahí, ya que hoy lanza el portal deportados.es con vídeos, fotos y documentos de los españoles en los campos de la muerte.