LOS NIÑOS REPUBLICANOS

En aquella España hostil de los años cuarenta y cincuenta, los mayores derrotados no fueron los que habían empuñado las armas sino los que se denominaron niños de la guerra: los más débiles, los más asustados, los mas humillados, los últimos en padecer la tragedia en la se habían visto envueltos durante tres años. Miles de niños y jóvenes fueron víctimas de una guerra más larga que dominó su infancia y juventud y para muchos toda la vida. Desde la cotidiana represión en colegios y centros de Auxilio Social, hasta ese muchacho que, con sólo diecisiete años, fue obligado a formar parte de pelotones de fusilamiento; desde el miedo y la soledad hasta el exilio. Esta es la historia que, a través de cientos de testimonios, recoge Eduardo Pons Prades donde el recuerdo de cada uno se mezcla con el toda una generación.

Este libro contiene un conjunto de historias protagonizadas por los niños que sufrieron el exilio como consecuencia de la Guerra de España. Estos terribles alegatos señalan claramente los sufrimientos y sus causas, las víctimas y los verdugos. Aparecen miles de ciudadanos anónimos solidarios con la causa de la libertad que acogieron en sus hogares a esos niños huidos de la guerra. Además hay verdugos y hospicios franquistas donde se perdía el rastro de las familias perseguidas por los vencedores. Y campos de exterminio nazis donde los niños republicanos eran también exterminados, y cárceles para mujeres luchadoras y para sus niños, prisioneros mientras durase la condena de la madre. Se trata en fin, de un libro para que no olvidemos el horror, para que no permitamos que se repita.





Eduard Pons Prades (también conocido como Floreado Barsino) nació en Barcelona en 1920. Escritor catalán especializado en la Historia Contemporánea española del siglo XX, guionista documental, activo partícipe del Partido Sindicalista de Ángel Pestaña, militante de la Confederación Nacional del Trabajo y reputado conferenciante. Con dieciséis años participó activamente como soldado en la Guerra de España. 

En 1937, después de colaborar en el Consejo Económico de la Madera Socializada (CNT), se alistó en el Ejército Republicano y combatió en Madrid, en el Segre y en el Ebro. Fue herido en Barcelona en 1938 y pasó a Francia al año siguiente, para sumarse a su ejército. Exiliado en Francia, sirvió de guía a militantes anarquistas para entrar y salir de España. En 1942 se integró en las fuerzas de la Resistencia española y estuvo al mando de un destacamento volante de guerrilleros franceses y españoles en los enfrentamientos por la liberación del Aude contra las tropas alemanas. También realizó dos viajes clandestinos a España (octubre de 1944 y diciembre de 1945). Fue detenido el 5 de enero de 1946 pero logró fugarse tres semanas después. Tras su etapa en Francia (1948-1964), regresó a España. Falleció en 2007.