HISTORIAS DE LA CASTA POLÍTICA : LA VILLA DE FELIPE GONZÁLEZ EN TÁNGER

Felipe González no repitió presidencia del Gobierno en 1996. Cuando José María Aznar venció en las elecciones, el ex presidente se retiró a un 'pequeño' chalet en la prestigiosa urbanización de Somosaguas en Pozuelo de Alarcón. Adquirió una parcela de 1.000 metros cuadrados en Somosaguas para edificar un chalé de casi 600 metros cuadrados en 1993, no suele dejarse ver por el municipio y prefiere la intimidad de su hogar para organizar encuentros con amigos, cultivar su afición a la jardinería y diseñar joyas y esculturas.
Tras separarse de Carmen Romero, el ex presidente pasó a vivir al barrio de Velázquez, donde vive todavía hoy en día. Carmen Romero se quedó con el chalet de Somosaguas.
Pero al parecer, Felipe González también ha adquirido una mansión en Tánger valorada en 2,5 millones de euros. La mansión cuenta con 2.200 metros cuadrados, una casa principal de 600 metros, otra casa para el servicio, garajes, patios, porches y piscina.
 
 
Aunque algunos medios cercanos al ex Presidente lo niegan, la realidad parece otra muy distinta, como se desprende de la copia del CERTIFICADO DE PROPIEDAD de la vivienda, expedido por la "CONSERVATEUR DE LA PROPIETE FONCIERE ET DES HYPOTHEQUES A TANGER", el 23 de febrero de 2010, a nombre de la empresa IALCON CONSULTORIA, empresa que el propio Felipe González puso en marcha el 24 de julio de 2001, cuyo objeto social es el de las actividades inmobiliarias. Una empresa donde aparece su hija María como Administradora única, la cual empresa no presenta las cuentas en el Registro Mercantil, como marca la ley, desde 2005, año que declaraba unos beneficios de 366.150,33 euros. El mismo Felipe es quien ostenta el 78,22 de las acciones, poniendo el resto en manos de sus tres hijos, esto es el 7,26 por ciento para cada uno.
 
 
 
 
Para completar la información, existen fotografías de dicha vivienda, sacada por la parte de atrás, cuando estaba en obras y en su diseño actual. No es extraña esa querencia de algunos políticos y expolíticos españoles por Marruecos, donde el sultán favorece los intereses del lobby promarroquí en España. Por lo demás, Felipe González olvidó su pasado socialista y obrero para dedicarse a los negocios puramente capitalistas gracias, entre otras cosas, a los privilegios de la casta política en España y los contactos que se hacen cuando se entra a pertenecer a dicha casta. Así, Felipe González percibe casi ochenta mil euros anuales como expresidente del gobierno español, además de todos los privilegios y prebendas acordados en la Gran Carpa de San Jerónimo, a lo que hay que añadir los 126.000 euros que percibe de la gasística "GAS NATURAL", o la puesta en marcha de su sociedad gestora de capital riesgo TAGUA CAPITAL, registrada el 6 de mayo de 2011, con un capital social de 300.000 euros.