EL PODER INVISIBLE: UNA HISTORIA PIRAMIDAL


RESUMEN DE LAS LUCHAS DE PODER A LO LARGO DE LA HISTORIA



Con la fuerza individual se accedió inicialmente al poder de las tribus salvajes. Esa fuerza individual creció hasta ir formando alianzas y grupos de poder al mismo tiempo que las tribus iban creciendo y se convertían en pueblos. Y éstos grupos de poder, que a partir de ahora les llamaremos PI (poder invisible), se adaptaron al crecimiento de la población creando normas y leyes para controlar las principales fuentes de subsistencia : agua, alimentos, caza y recolección.
Éstas normas y leyes eran como una ideología o religión que todo el mundo seguía bajo la dirección del PI. Aquellos que no lo hicieran eran castigados o expulsados del grupo tribal. Y el PI se convirtió en militar y sacerdote a la vez.

Por todos los territorios adyacentes se fueron creando grupos y más grupos, existiendo una relación entre ellos, a veces violenta a veces pacífica. Y con el paso de los años éstos grupos se asentaron en sus respectivos territorios, creciendo y convirtiéndose en pueblos y pequeñas ciudades. Cada cual independiente con sus propias normas, leyes y religión. Pero a medida que el tamaño de la población era mayor y la complejidad para gobernarlos creció, las alianzas entre territorios y los PI se multiplicaron. Y hubo guerras entre pueblos y ciudades, y también alianzas que provocaron el surgimiento de ciudades enormes con un PI muy importante.

Los PI se dieron cuenta de la importancia de poseer un ejército organizado de militares, sacerdotes y escribanos para hacer frente a las rivalidades externas e internas. Crearon todo tipo de tributos y construyeron fortalezas y templos, usando a prisioneros de guerra y enemigos como esclavos, con el fin de controlar territorios.
Pasaron los años y la forma de ejercer el control evolucionó. Ya no era sólo la fuerza bruta de unos pocos sobre los más débiles. Ahora el PI tenía a su disposición un ejército organizado con el que mantenía un control absoluto sobre los recursos fundamentales de su territorio : agua, alimentos, la caza, la recolección de frutos. Y a través de los sacerdotes y escribanos mantenían a la población dentro de unas normas y una ideología concretas.

Y pasaron cientos y cientos de años hasta que éstos pueblos aprendieron a cultivar el terreno y domesticar animales. Se hicieron agricultores, ganaderos y elaboraron técnicas sofisticadas de pesca.
Y el PI, al igual que la población se transformaba aprendiendo a administrar cada vez más riqueza y poder. Acumulaban bienes mediante la recaudación de impuestos, consiguiendo un excedente de riqueza, que le ayudaría a hacer más fuerte a su ejército de soldados, sacerdotes y escribanos. Cualquiera que no pagara los tributos era asesinado o castigado para ejemplo de otros.

En sus ansias por aumentar sus riquezas el PI invadía otros territorios más débiles creciendo hasta formar reinos e imperios. Se fue consolidando la herencia familiar y las alianza entre familias y reinos para mantener éstos privilegios de generación en generación.

A lo largo de los años se sucedieron reyes y monarcas, guerras y batallas, tráfico de esclavos, crueldad y violencia extrema. Regia ley del más fuerte. Y con la organización de los territorios y el asentamiento de las poblaciones se produjo un crecimiento demográfico. Las gentes tenían más contacto entre ellas y creaban su propia cultura y creencias paganas a escondidas de sacerdotes y escribanos.

El control de los bienes recaudados por el PI -alimentos, bebidas, animales, vestido- se fue complicando. Cada vez resultaba más difícil administrar tanta riqueza (almacenarla, repartirla entre los suyos, transportarla para el comercio) y crearon un sistema innovador que ha llegado hasta nuestros días : la moneda
Acuñaron las monedas para sus territorios.Y lo mismo hicieron los PI de territorios cercanos. Así que hubo muchas monedas, tantas como territorios y Poderes Invisibles. Se acuñaba y mediante una red de recaudadores y escribanos, con ayuda del ejército, llenaban caravanas con monedas y visitaban las zonas más importantes. Los reunían y proclamaban : desde hoy los tributos se pagarán con monedas. Con éstas que traemos en la caravana. Y fueron cambiando, ahora 5 monedas por una gallina, 20 por un cerdo, 1 kilo de arroz, y así sucesivamente con todos los bienes que la población entregaba como tributo.

Poco a poco la moneda se hizo popular y entre algunos reinos los PI acordaron usar la misma moneda para comerciar y evitar los trueques de mercancías. Usaron metales como el oro y el diamante para el intercambio entre distintos territorios ya que era más fácil que usar distintas monedas.
La influencia de éstas nuevas formas de riqueza, en forma de oro y diamantes traspasaba las propias fronteras.

La presión sobre la población fue aumentando. Se sucedieron regímenes de esclavitud y servidumbre. El control llegó a ser absoluto. El PI se dividió para llegar a toda la población. Y se le conoció como el poder de las dos espadas: la espada espiritual a través del poder de la religión y la espada material a través del poder militar.
Y de ésta forma el PI creció como nunca y consiguió palacios, vestidos, armas, joyas y todo tipo de lujos inimaginables. Cada nueva generación acometía alianzas y acuerdos entre familias para proteger y salvaguardar sus riquezas y dominios. Y a través de la herencia el PI fue manteniéndose a lo largo de la Historia.
Se sucedieron revueltas sangrientas y enfrentamientos violentos entre la población y el PI, debido a la crueldad extrema de reyes y emperadores.

Mientras, el comercio entre territorios fue aumentando, las ciudades crecieron y los tributos eran tan importantes que el hambre y la miseria se extendió por la población. Hambrunas, guerras, epidemias. Todo se volvía en contra de los más débiles. Y el PI no tuvo compasión. Impuso miedo, violencia y la represión.

Y ese pueblo débil y maltratado se rebeló. Estallaron revoluciones sangrientas fruto de la rabia y la miseria.
Éstas revoluciones llegaron a ser tan numerosas y potentes que consiguieron desmantelar parte de éste PI. Murieron reyes, sacerdotes y militares hasta que éstas dos fuerzas negociaron : el poder invisible y las fuerzas revolucionarias, conocidas como la burguesía. La sociedad se transformó y con ella el PI.
Acordaron que el PI cediera parte de u poder a través de un parlamento formado por : la iglesia y el poder militar (las dos espadas del PI) y las fuerzas revolucionarias representadas por la burguesía. Nace la política con un PI en su interior y del que ya nunca saldrá. Se transformará y se hará invisible.

Y de éste modo nacerán las primeras declaraciones sobre derechos del hombre y del ciudadano. Y aparecerá el progreso científico. Y con él la llamada revolución industrial y el nacimiento del sistema capitalista tal como hoy lo concebimos.
El PI usó sus riquezas para crear un sistema financiero formado por una red de bancos que practicarían la usura y colocarían el dinero en las industrias que estaban surgiendo, comprando tecnología y los inventos mediante patentes industriales.
El tercer poder, la burguesía, se incorporó a ésta transformación enriqueciéndose y aumentando su poder en la sociedad y el Parlamento. Ésta nueva sociedad industrial nacía con forma piramidal : en la parte más alta un PI poderoso representado por el clero y la nobleza, en el medio una burguesía capitalista rica y ambiciosa y en la base un pueblo miserable convertido en obrero industrial o agricultor explotado.

Las antiguas formas de poder se transformarán hasta conseguir un PI prácticamente invisible para la gran mayoría. Las revoluciones le enseñaron nuevas forma de mantenerse en el poder y se dieron cuenta que no podían dirigir a la población como lo habían hecho. Así que modificaron su forma de actuar y cedieron parte de su poder a la burguesía. Tomaron el control sobre inventos como la máquina de vapor aplicada al ferrocarril y la industria naviera, la electricidad, la siderurgia y la metalurgia.
Alrededor de todas éstas industrias se crearan sociedades de estructura piramidal dirigidas por el PI y ayudados por una ambiciosa burguesía industrial que no quería dejar pasar la oportunidad de enriquecerse y beneficiarse de toda ésta revolución industrial.
Poco a poco ésta red de empresas, los acuerdos entre el PI y la burguesía, las alianzas entre familias fueron construyendo la estructura de la sociedad moderna industrial y capitalista. Donde el concepto de propiedad privada será sagrado e intocable y la obtención del máximo beneficio la principal misión.

Éste nuevo PI, igual que la sociedad, se transforma y cambia, pero no desaparece. Éste concepto es muy importante y conviene no olvidarlo a partir de ahora.
Éste PI ya no posee aquellos bienes materiales que la población pagaba como tributo, ni aquellas monedas acuñadas por el mismo, ni los esclavos y los siervos.
Ahora éste PI, ha creado un sistema financiero basado en la usura y el máximo de beneficio, se ha industrializado invirtiendo en los nuevos inventos creando las primeras fábricas industriales, y ha establecido mecanismos políticos para protegerse y perpetuarse de generación en generación.

Se convierte en un terrible cerebro, vigilando su recién creado mundo tridimensional basado en : las finanzas, la economía libre y la política.
A partir de ahora, como sucede en las grandes empresas, el ciudadano no conocerá a los responsables de ésta nueva sociedad. En éste nuevo marco económico surgido de la revolución industrial y conocido como sistema capitalista en PI explotará en sus industrias a mano de obra en condiciones infrahumanas. No estarán solos y la burguesía industrial, ambiciosa de poder ocupará un lugar intermedio muy importante.
Entre ésta Burguesía y el PI pondrán a trabajar a la población restante, conocidos como proletario industrial, en sus recién creadas industrias.
Éstos obreros trabajarán sin apenas descansos, con jornadas de hasta 15/17 horas diarias, con explotación infantil, con malas condicione higiénicas, sin ningún tipo de regulación laboral, con salarios que sólo permitían subsistir.
Y de ésta forma es como se construirá nuestra sociedad moderna. Así es como hemos progresado. Y los PI cada vez más fuertes, más invisibles, aplicando la ley a través de la política, su política.

Acumularán riqueza y crearán empresas, industrias y bancos. Si anteriormente se identificaba al PI con nombres de reyes, generales o emperadores, ahora se les pierde de vista en una tupida red de políticos, financieros y empresarios industriales que mediante alianzas y uniones familiares van tejiendo la estructura de la sociedad capitalista. Una sociedad basada en :

Sistema financiero : formado por bancos y sociedades mercantiles con leyes blindadas que les protegerán y así podrán especular sin temor a ser castigados. Quedan impunes ante la ley.
Sistema político : corrupto que se pondrá al servicio de éste nuevo mundo financiero creando leyes y normas que favorezcan el aumento de la riqueza del PI. Diseñarán una educación con la ayuda de la religión basada en la represión y el castigo.
Sistema economía libre : basado en la fe en el progreso, en un consumo masivo de bienes y libertad económica y la propiedad privada como símbolo intocable y sagrado. Sistema donde sólo los más fuertes subsistirán.

La explotación del obrero industrial acabará con enfrentamientos sangrientos, huelgas y reclamaciones por los derechos del trabajador.
Y como ya ocurrió en el pasado, el mecanismo negociador se pondrá en marcha de nuevo mediante convenios, acuerdos y legislaciones. Y el PI y la burguesía cederán terreno al obrero.
El trabajador conseguirá unas condiciones laborales más dignas y disminuirán las huelgas y los enfrentamientos.

Entre tanto los poderes invisibles de éstos países industriales buscarán la forma de conseguir más riqueza y beneficio. Comenzarán a colonizar países más débiles y se apoderarán de petróleo, manufacturas, materias primas, gas, cobre, azúcar, algodón..Y se enfrentarán por hacer acopio de éstas riqueza. Riqueza que en realidad no les pertenecen. Se le conocerá como Colonialismo.
Invadirán territorios de África, India, Latinoamérica, Asia y Oriente. Y comenzarán los conflictos internacionales ajenos a la población, que lucha por sobrevivir en medio de un crecimiento industrial vertiginoso incapaz de comprender porqué ha estallado la primera guerra mundial.
Antes de que los contendientes se puedan recuperar de la primera gran guerra, en medio de una crisis de valores y con el mundo enfrentado, estallará la segunda guerra mundial, y con ella aflorará lo peor de nuestra especie : el genocidio y los campos de exterminio.

El mundo entero se sobrecogió al ver de lo que éramos capaces por llegar al poder. Un mundo con pretensiones más humanitarias y deseos de solventar los conflictos mediante la negociación y la cooperación internacional.
Con la paz y éstos deseos se irá formando un nuevo orden mundial. Y, cada vez más en la sombra, la reorganización del PI, que como hemos dicho más arriba, nunca desaparece, sino que se transforma.
Sigue estando presente en la política a través de la creación de Partidos Políticos encargados de dirigir a la población y usando la corrupción y la influencia del dinero como herramienta para tomar decisiones. El mundo de las finanzas sigue estando en sus manos y especulan con total impunidad. En la economía, surge el fenómeno de la globalización y el buque  insignia del PI serán las multinacionales, grandes empresas creadas mediante fusiones y absorción de empresas más pequeñas. El pez grande se engulle al pequeño.

Y de ésta forma el PI evoluciona con la sociedad y se transforma de nuevo en poder político, financiero y económico.
Éste nuevo PI utilizará sus partidos políticos para crear una educación que priorizará la competitividad, el premio y el castigo mediante educadores dominantes y autoritarios. Tratará de entrenar y no educar. Entrenar a futuros consumidores compulsivos que competirán entre ellos con egoísmo y ambición por conseguir bienes y regalos.
Creará un sistema sanitario al servicio de una industria farmacéutica que está dirigida en su cúspide por el PI. Una industria que nunca tiene pérdidas y que emplea productos químicos que generan dependencia y efectos secundarios impredecibles. Una forma de asegurar un beneficio económico permanente.

En lugar de desarrollar un sistema médico más humano, natural y ecológico, lo que se hace es crear una dependencia a los medicamentos, alimentando así a la industria farmacéutica. Consecuentemente en éste campo priorizará sus resultados y esfuerzos al beneficio económico.
Sobrecargará el cuerpo de funcionarios en su afán de controlar las vidas de los ciudadanos, interviniendo cada vez más en sus vidas. Se crea así una política al servicio del Partido político y no al servicio del ciudadano.

¿Qué efectos negativos está teniendo ésta forma de dirigir nuestra sociedad?

- Deterioro del medio ambiente por la ambición del progreso industrial
- Corrupción política
- Impunidad del sistema financiero
- Educación con altos índices de fracaso y abandono escolar
- Desmotivación de la sociedad que se siente engañada y manipulada
- Abuso de las multinacionales con los países más pobres
- Deseos legítimos por cambiar éste sistema injusto y desigual

Cada vez son más numerosas las personas que creen que ésta  crisis es el punto de partida para efectuar un cambio en la sociedad. Una oportunidad para mejorar como nunca antes había ocurrido; porque ésta vez no se trata de una mejora concreta o una legislación sobre algún derecho, ésta vez la sociedad está reivindicando un cambio en la propia mentalidad del ciudadano.

Un cambio en el fondo y no en la forma. Realmente estamos inmersos en un momento histórico crucial para la Humanidad de efectos inimaginables.

Como hemos visto, los cambios fundamentales se dieron por revoluciones violentas y enfrentamientos sangrientos, ésta vez parece claro, para la gran mayoría, que el cambio se producirá mediante una Revolución Pacífica.
De hecho, ésta revolución ya comenzó hace unos años y se le colgó erróneamente la etiqueta de "crisis", ¿porqué erróneamente?, porque se vinculó crisis y economía. Y como estamos viendo nuestro problema actual no es sólo económico. Es económico, social, político y ético. No estamos en una crisis económica, sino ante una revolución social, pacífica y mundial. Y ya no hay marcha atrás.

El mundo, la población mundial, esa que nunca pudo vivir en paz y en libertad, la que estuvo siempre bajo los dictámenes del poder invisible, está reclamando legítimamente su derecho a cambiar el rumbo de la historia. Lo hace de manera pacífica, sin pausas, urdiendo en una red universal sus planes de futuro.

Poco a poco ésta conciencia colectiva va aclarando la situación en que nos encontramos y define puntos importantes sobre la sociedad futura.

- No atentar contra la tierra, patrimonio de la Humanidad. Reenfocar el progreso y las energías e industrias para conseguir un impacto razonable en el medio ambiente.
- Despolitizar la educación, liberándola del exceso de funcionarios para que tomen el mando verdaderos pedagogos vocacionales al servicio del estudiante, eliminando la competencia entre alumnos y la importancia de los exámenes para sustituirlo por valores como : el aprendizaje, la tolerancia, el respeto y el talento al servicio de la comunidad y no al servicio de la economía.
- Desarrollar programas de investigación para progresar sin dañar el medio ambiente. También premiar el talento humano en cualquiera de sus facetas, colocándolo igualmente al servicio de la comunidad y no al servicio del beneficio económico.
- Luchar contra la corrupción política y limitar sus funciones a defender los derechos y libertades del individuo y administrar aquellos recursos colectivos de uso general. Una política al servicio de la población ocupándose de que tuviera todo el mundo las necesidades básicas cubiertas en alimentación, sanidad y vivienda, dejando de inmiscuirse en las libertades individuales. Descubriendo donde están los poderes invisibles para desmantelarlos y expulsarlos de la vida política.
Serían los ciudadanos los que, mediante nuevas leyes electorales y nuevos sistemas de control político los que marcarían las directrices a seguir en beneficio  de la comunidad. Voluntad y energía humana.
- Estudiar fórmulas legales para ir retirando propiedades privadas de interés general, aunque para ello deje de ser sagrado e intocable el concepto ya desfasado de Adam Smith sobre la propiedad privada.
No se trata de hacer desaparecer la propiedad privada, sino buscar un equilibrio lógico para que se distribuya mejor la riqueza. En éste sentido las industrias de interés general que estén en lo más alto de la pirámide deberán ponerse al servicio de la humanidad : industrias que produzcan alimentación básica para la subsistencia, evitando el hambre en el mundo, fármacos indispensables para la vida y las enfermedades más comunes que lleguen a todo los rincones del planeta, energías básicas para vivir -electricidad, agua, gas y energías renovables al alcance de todos.
No sería en ningún caso el final de la propiedad privada, pero si el inicio de un reparto más justo de la riqueza y una concienciación mundial de que los recursos que la tierra nos da y la tecnología que el hombre ha conseguido debe estar al servicio de todo. Pues hay suficiente para todos.

Una sociedad con principios de no agresión, respeto por el medio ambiente, educación con el valor del aprendizaje como búsqueda de talento y una economía basada en la explotación de recursos para todos y la libre circulación de valor añadido una vez satisfechas las necesidades básicas del ser humano : alimentación, sanidad y vivienda. Una sociedad, en definitiva que coopera para explotar los recursos naturales que nos da la tierra, patrimonio de la Humanidad.
Una nueva gestión de los recursos naturales y las energías que siguen estando a nuestro alcance y que debe cambiar el rumbo y la dirección para salvar nuestro planeta y conseguir una Humanidad más justa y equilibrada.

A través de la Historia hemos visto como se ha abusado de éstos recursos y ahora sabemos que se pueden gestionar de manera más ecológica, eficiente, justa y equilibrada.
Hemos creado una industria pesada que está destrozando nuestro planeta. Seguimos en guerra por un petróleo que nos da más perjuicios que beneficios y hemos creado el monstruo de la sociedad de consumo que nos está convirtiendo en seres egoístas, agresivos y paranoicos.
Estamos en la dirección equivocada, de eso no hay duda. El deseo de todo es cambiar el rumbo y dirigir nuestros destinos con la convicción de un futuro y una sociedad mejor. Sigamos pues con la revolución social, pacífica y mundial y vayamos dejando atrás la crisis.
Fuente: #yometiroalmonte