LA CARA OCULTA DE LA HISTORIA : CAMPSA, Y LA GUERRA CÍVIL

 
José Calvo Sotelo y la creación de Campsa (Compañía arrendataria del Monopolio de Petróleos S.A.)

El 13 de septiembre de 1923 llegó al poder, mediante un golpe de Estado, afortunadamente sin víctimas, y con el visto bueno del rey Alfonso XIII, el General Miguel Primo de Rivera y Orbaneja.



Alfonso XIII
En 1927, al amparo de la Ley del Monopolio de Petróleos promulgada ese mismo año, el ministro de Hacienda durante la dictadura del General Primo de Rivera, D. José Calvo Sotelo, se encargó de la creación de Campsa. En sus propias palabras:

...“Comencé a elaborar mentalmente el diseño de un monopolio sobre los petróleos... Un monopolio, para ser viable, debe recaer sobre artículos exóticos, por lo menos ab initio... El petróleo, por desgracia, es artículo de forzosa importación...”

...”El petróleo estaba monopolizado de hecho. Hasta 1925, los dos grandes trusts internacionales –la Standard y la Shell- se repartían amigablemente el mercado español...”

...”En modo alguno convenía suscitar la sospecha. En esta materia petrolera, una indiscreción cualquiera, por leve que pareciese, podía resultar mortal. Los poderes petrolíferos internacionales son de una capacidad de reacción y de una despreocupación de medios tan formidables, que para ellos no existe enemigo. Tenía que proceder, por lo tanto, con cautela suprema e inquirir sin darle importancia a la búsqueda y aún disfrazándola...”

...”La magna empresa, de acometerse, nutriría las arcas del Tesoro, pero al propio tiempo había de ser apta para fortificar nuestra industria naval, perfeccionar y desenvolver la del refino, estimular los sondeos y estudios procarburante nacional y, en suma, independizar a España, más o menos totalmente, en el orden petrolífero...”

...”Al mes de haber resuelto el concurso... recibía en el Ministerio de Hacienda la visita de Sir Deterding, figura preeminente del negocio petrolífero, paralelo de Mr. Rockefeller, emperador vitalicio e indiscutido de estas singulares finanzas que avasallan a los pueblos contemporáneos. Sir Deterding, a quien llaman “el Napoleón del petróleo”, escueto, sajón, vino de Londres exclusivamente para entrevistarse conmigo. Creía yo, cuando se me indicaron sus deseos, que para ofrecerme alguna fórmula de colaboración con el monopolio. Pero no: era para algo mucho más grave. Para pedirme que dejase sin efecto la adjudicación... El insistía, inflexible, intransigente en su demanda. La formulaba, persuadido de su gravedad, pero también de que detrás de él, respaldándole, gravitaba la potencia financiera más encumbrada del mundo.

Y ante mis negativas, que, sin duda, le crisparon, aunque su exquisita corrección británica velara la ira, él adujo:

‘Bien, allá ustedes; el monopolio podrá nacer; vivirá uno o dos años...”

...”Míster Deterding salió de mi despacho enojado. No podía imaginarse que un ministro de una nación modesta fuera capaz de oponer tan resuelta pugna a sus pretensiones. Aún intentó renovarlas ante el Jefe del gobierno (Primo de Rivera). Este repuso lo que yo, en parecidos términos y con mucha más autoridad, y, además me llamó a la conferencia.

En aquellas dos entrevistas, España había escrito una página de entereza y gallardía. El monopolio comenzó su vida el 1º de enero de 1928...”


José Calvo Sotela, Mnistro de Hacienda

Primo de Rivera y Calvo Sotelo pagarían muy cara su osadía. Se habían interpuesto en el camino de la Royal Dutch Shell, propiedad de las coronas británica y holandesa, con capital de los Rothschild, que también financiaban a la "competencia americana", los Rockefeller y su Standard Oil.

Por cierto, no sé si Henri Wilhelm August Deterding sería o no escueto, pero lo que no era es sajón, puesto que era origen holandés, ya que había nacido en Amsterdam.

La campaña comenzó de inmediato y se hizo popular la frase “Como Acaparan Millones Primo, Sotelo y Anido”. (Primo de Rivera, José Calvo Sotelo y Severiano Martínez Anido).


El general Miguel Primo de Rivera

Miguel Primo de Rivera y Orbaneja vio deteriorada su relación con el rey. Contra él conspiraban también el ejército y los republicanos. Tuvo que presentar su dimisión el 28 de enero de 1930dos años después de la creación del Monopolio-, exiliándose en París, donde murió mes y medio más tarde. ¿Casualidad o conspiración?

Ahora tocaba desmontar el régimen. Bueno o malo, había apoyado a Primo de Rivera. Por lo tanto, a Calvo Sotelo. Por lo tanto, a la creación del Monopolio. Y los poderes fácticos internacionales no se preocupan de los regímenes en el poder, sino de sus intereses económicos.

El 12 de abril de 1931 se convocaron elecciones municipales. Las candidaturas republicanas vencieron en las principales ciudades. El rey Allfonso XIII abandonó el país ese mismo día, con el fin de “evitar una guerra civil”. La república se proclamó el día 14 de abril.

El motivo aducido por el rey era una mentira total. No evitó la guerra civil, que comenzó el día 18 de julio de 1936, y poco después (el 1 de agosto), don Juan de Borbón apareció por los Pirineos a ver si conseguía capitalizar la situación, haciendo que a la conclusión del conflicto se restaurara la monarquía. En su propia persona, por supuesto. Afortunadamente, el General Mola no le hizo el menor caso y al día siguiente lo puso al otro lado de la frontera. Los borbones huyeron por miedo y luego intentaron volver al trono sobre los cadáveres de sus "súbditos".


El 13 de julio de 1936, guardias de asalto al mando del capitán de la Guardia Civil Fernando Cortés, se presentaron en el domicilio de Calvo Sotelo y procedieron a detenerle. No llegó a la comisaría. En el interior del vehículo que lo trasladaba recibió dos disparos en la nuca. Su cadáver fue abandonado en el cementerio del Este.




Su muerte sirvió de pretexto para el golpe de Estado del 18 de julio de 1936.

Dos exilios y dos muertes de quienes favorecieron el monopolio, un cambio de régimen y una guerra civil (con medio millón de muertos). El precio del barril de petróleo es mayor de lo que parece.

La Standard Oil de Rockefeller fue considerada un monopolio por la Corte Suprema de los Estados Unidos, y fue obligada a fraccionarse en varias compañías menores al amparo de la Ley Anti-Trust Sherman de 1890. Las más importantes fueron Exxon, Mobil, Chevron y Amoco. Fue un cambio meramente cosmético. El poder seguía estando en las mismas manos. Ahora las siete hermanas (Exxon-Esso, Gulf, Texaco, Mobil, Socal-Chevron, Shell y BP) siguen controlando el mercado mundial del petróleo.

Campsa sobrevivió a la guerra civil y a la dictadura de Franco. Pero desapareció en 1986 con la creación de Repsol, cincuenta años después de comenzada la guerra civil.

Exxon y Shell volvieron a tener las manos libres en España.




Las guerras de Kuwait, Irak y Libia, y los acontecimientos políticos de Venezuela no se pueden comprender sin considerar que todos estos países están entre los principales productores de petróleo. Y existe otro, que produce más que todos ellos, que todavía está bajo la lupa: Irán. Veremos que sucede con este país a corto/medio plazo.
 
N. Nozick