EL MACRO BURDEL DE LA JUNQUERA : CAPITAL EUROPEA DE LA PROSTITUCIÓN

Cinco individuos con el rostro oculto acudieron al club de alterne ‘Paradise’, en el municipio de La Jonquera en Girona, y dejaron un coche bomba en su aparcamiento. Uno de ellos, armado con un fusil, avisó de la presencia de este y, acto seguido, huyó con el resto de encapuchados en sendos coches que habían sido robados en Lleida y Girona pocos días antes. Finalmente, los Mossos d’Esquadra lograron desactivar el artefacto explosivo después de cuatro horas durante las que se tuvo que desalojar al menos a 300 personas que se encontraban en los alrededores.


El macroburdel 'Paradise' es uno de los más grandes de Europa / clubparadise-privee.com

Se trata de uno de los mayores macroprostíbulos de Europa y no es casualidad que este gigante de la prostitución se encuentre en España, “el paraíso del turismo de burdel”. Así, al menos, es como lo ven en Estados Unidos (EEUU). Hace unos meses, el New York Times publicaba un reportaje sobre el negocio del sexo en España y recalcaba el auge de este sector pese a la grave crisis económica que atraviesa el país.

La noticia se centraba en la localidad gerundense de La Jonquera y, en concreto, en el macroburdel ‘Paradise’, pero también manejaba datos extraídos de distintos estudios como el que atestigua que el 39% de los hombres españoles reconoce haber pagado por servicios sexuales. De este mismo informe que consultó el New York Times, una guía sobre la trata de personas con fines de explotación sexual elaborada por la Asociación de Prevención, Reinserción y Atención a la Mujer Prostituida (APRAMP), se desprende que el 77,6% de los consultados se muestra bastante de acuerdo o muy de acuerdo con que la prostitución “es inevitable” y, por tanto, “debe ser legalizada”.


La 'alegalidad' de la prostitución en España

Lo cierto es que la prostitución en España se encuentra en un particular limbo legal. La prostitución está en el punto de mira desde que se firmó la “Convención por la Supresión del Tráfico de Personas y la Explotación de la Prostitución Ajena” de la ONU en 1949. Sin embargo, el ejercicio voluntario de esta práctica no está penalizado y sirve como excusa fácil para las mafias, lo que unido al desinterés político proporciona un valioso salvavidas al sector.

Macroburdeles como el de La Jonquera son habituales en España, que lidera el ranking de países europeos donde más se ejerce la profesión que dicen es la más antigua del mundo, a mucha distancia de sus vecinos de continente y doblando en consumo de prostitución al segundo país de la lista, Suiza.

Se trata de uno de los destinos predilectos para el turismo sexual, un país donde la prostitución no es legal, pero tampoco ilegal. Simplemente se tolera. La cercanía y porosidad de la frontera con Francia y las laxas leyes españolas favorecen el éxito de este tipo de turismo. En Francia está prohibida la prostitución, por lo que muchos galos no dudan en recorrer unos pocos kilómetros para contratar estos servicios sexuales.

El español se ha habituado a los reclamos de neón y a las meretrices en las orillas de las carreteras. La oferta es enorme y tolerada. Puede incomodar o molestar, pero ya a nadie le sorprende. El culmen de esta normalización es el rejuvenecimiento del perfil del consumidor en España. Los estudios definen al cliente tipo como varón de 30 años, lejos del hombre mayor de 40 que en 1998 se tenía como patrón de consumidor de la prostitución.

Pugna por el control del negocio del sexo

De vez en cuando se crean nuevas normativas o penalizaciones, pero estas medidas, por lo general, acaban apartando el problema de la vista del ciudadano de a pie mientras este sigue vivo. No es un tema que levante especial interés en la opinión pública y en la mayoría de las ocasiones en que el tema ocupa la primera plana la causa es la mala imagen que la actividad da al barrio X o lo hartos que están los vecinos de las afueras de la ciudad. Y de encontrarse con dantescas estampas prácticamente a las puertas de sus casas o de los colegios de sus hijos.

Después de las fiestas de Navidad, la alcaldesa de La Jonquera, Sonia Martínez, se reunirá con el Departamento de Interior para ver qué acciones se pueden llevar a cabo para cerrar definitivamente el macroburdel que ha protagonizado el incidente del pasado fin de semana y ha reabierto el debate sobre la prostitución.

No es la primera vez que el macroburdel de La Jonquera es víctima de un ataque violento. Hace apenas dos semanas, unos desconocidos arrojaron unos artefactos explosivos contra la fachada del polémico prostíbulo. Los investigadores creen que los incidentes se deben al enfrentamiento entre varios prostíbulos de la zona por el control del negocio del sexo en una zona muy disputada, siendo los autores de tales fechorías sicarios profesionales que actúan por encargo.

ALICIA RODRÍGUEZ

El macroburdel de La Jonquera, una pieza más en la... | ZoomNews.es